El sistema de almacenamiento vertical (Carruseles verticales)

0
4775
Dentro de la amplia gama de sistemas de almacenamiento que se han desarrollado para modernizar la cadena de abastecimiento, se han creado una serie en la que la automatización es la clave.

carrusel-vertical-kanbanlog-es

Uno de los tipos de almacenamiento automático que se vienen implementando en varios sectores es el vertical o conocido como carrusel vertical, cuya mayor ventaja está representada en el máximo aprovechamiento del espacio.

Este sistema permite optimizar el trabajo de los operarios de un almacén, debido a que está diseñado pensando en facilitar el trabajo “Producto-hombre” en las labores de preparación de los pedidos o picking.

Generalmente está conformado por una estructura portante en la que la entrada y la salida de las mercancías son automatizadas gracias a un mecanismo extractor y elevador.

Así, cada operario en el almacén tiene acceso a una pantalla en la que puede seleccionar el producto que desea obtener del almacén y de forma automática la lanzadera se desplaza de forma vertical hasta el nivel en el que esté ubicada la unidad, extrayendo la bandeja que contiene lo que se necesita y llevándolo hasta el puesto de picking o mesa de salida.

Según los requerimientos de las empresas, estos sistemas tienen unas variaciones en sus medidas que pueden ir desde los 2,5 hasta los 30 metros de altura, aunque por lo general, se utilizan de 10 metros.

sistema-de-almacenamiento-vertical-directindustry-esDentro de las ventajas más promocionadas de este sistema, se menciona el hecho de que no solo logra optimizar el espacio de almacenaje (reduciéndolo más que otros sistemas), sino también el trabajo y la gestión del mismo, ya que facilita la recuperación rápida de los componentes, unidades manufacturadas o acabados, que son necesarios para la producción en distintos sectores.

De esta forma, el sistema logra aprovechar toda la altura de los lugares donde se ubica, ahorrando tiempo al agilizar el proceso de picking. Según las necesidades de cada empresa, estos sistemas pueden variar en su configuración: con base en el espacio, con muelle interno o externo, o único o doble.

Este tipo de almacenes son usados hace más de 30 años y su uso ha ido creciendo con el pasar del tiempo, debido a las bondades que ofrece a diferentes industrias, las cuales aprovechan estos sistemas para mitigar el problema de suministros de materias primas o piezas en sus procesos de ensamblaje, lo que logra solucionarse con este sistema de carruseles, que permite que el operario pueda localizar en pocos segundos el producto que necesita.

Gracias al tamaño que tienen las cestas en donde se colocan los productos, (que van entre 50 y 75 centímetros de ancho y al alrededor de medio metro de profundidad) este sistema ofrece una alta capacidad de almacenamiento con diversas dimensiones.

Es así como su utilización se remite principalmente a industrias como las de alimentos, la farmacéutica o de químicos, de componentes eléctricos, entre otras; ofreciendo para las empresas soluciones de almacenamiento en una gran variedad de tamaños, clases y bandejas, nuevamente según las necesidades.

Las ventajas

Dentro de los principales beneficios que este sistema de almacenamiento brinda a las empresas se pueden mencionar los siguientes:

  • Mayor espacio de almacenaje, hasta 80% más que otros sistemas.
  • Mejor aprovechamiento del espacio, debido a que usa un área vertical desde el piso, lo cual hace que haya más capacidad de volumen en menos superficie, lo que genera un ahorro adicional.
  • Debido a la optimización que se logra, genera una alta productividad ya que los productos llegan al operario y no al contrario.
  • Rapidez en las operaciones de hasta tres veces más. La mayor velocidad de las operaciones hace que se pueda pasar de unas 50 líneas de picking manual por persona/hora, a unas 120-300 líneas en el mismo tiempo con este sistema, según los cálculos.
  • Gracias al uso de software y un sistema de clasificación automatizado, se requiere menor tiempo para desarrollar el proceso de recogida y almacenamiento.
  • Se pueden medir tiempos exactos que se invierten en los accesos y la clasificación.
  • Es un sistema diseñado con condiciones ergonómicas para los operarios, debido a que el área de acceso a la mercancía está localizada a una altura ideal para la manipulación, sin que la persona deba agacharse o levantar objetos pesados.
  • Más seguridad para los operarios, gracias a que el almacén está resguardado por puertas automáticas en la zona de acceso e incluso hay algunos que requieren de una contraseña para el control autorizado de su uso.  
  • Registro y control. Cada movimiento del stock es registrado con el fin de evitar las pérdidas de productos o procedimientos innecesarios.

Funcionamiento

Los almacenes rotativos verticales pueden utilizarse de varias formas: manual, semiautomático y automático de acuerdo con las condiciones en las que se instale.

El proceso es manual cuando el empleado solicita la bandeja en la que quiere operar la mercancía; mientras que cuando es semiautomático, el operario dispone de un microprocesador (computador) que le facilita el acceso a los materiales por medio de algunos parámetros seleccionados por él mismo. Finalmente cuando se hace de forma completamente automática, el rotativo está conectado al sistema de gestión principal de la empresa donde está instalado.

Como se mencionó anteriormente, estos usos se dan en función del tipo de mercancía y operación que se tenga en cada empresa, pues es diferente cuando se trata de un movimiento de pocas referencias con muchos movimientos o viceversa.

A continuación las características según la operatividad del sistema:

Manual:

Cuando la operación se realiza de forma manual, el carrusel vertical cuenta generalmente con un pedal de pie o mecanismo para activar el sistema) y así gire (las bandejas en uno u otro sentido: hacia arriba o hacia abajo hasta que se encuentre la deseada.

Semiautomática:

En este caso, empieza a intervenir el computador para procesar las órdenes, aunque es el operario que las selecciona, indicando qué producto y en qué cantidad se va a extraer del carrusel, programando la ruta que sea más corta para este fin.

Automático:

Aunque se pueden emplear cualquiera de las formas anteriores, sin duda alguna este sistema funciona de una forma óptima cuando es automático, ya que lo único que se requiere es que el trabajador siga una serie de instrucciones que se van presentando en la pantalla para hacer los ingresos o salidas de materiales. Este modo automático permite adicionalmente que se pueda tener un control más preciso del stock y en tiempo real, y que se tenga muchísima más velocidad en los procesos.

Cuando el proceso es automático, también se tiene la ventaja de que el operario pueda usar el tiempo que antes le tomaba hacer las órdenes, en verificar que se desarrollen de forma correcta.

Composición:

Los carruseles verticales están compuestos de una serie de elementos indispensables para su óptimo funcionamiento, como los siguientes:

  • Conjunto motor: se trata de una máquina montada sobre guías deslizantes que está acoplada directamente a las cadenas de transporte, con el fin de tensar automáticamente las cadenas.
  • Bastidor: En esta pieza recae el principal soporte estructural del carrusel, consiste en un armazón resistente de una sola pieza completamente soldado.
  • Cadenas guía: se trata de una serie de eslabones enlazados entre sí y situados en los laterales del bastidor.
  • Ventana de acceso: Es una abertura rectangular en el carrusel por donde se extraen las cajas con el material requerido. Generalmente cada sistema contiene cuatro repartidas al frente y en la parte de atrás.
  • Carriers multiuso: son una especie de canastas con media tapa soldada a los paneles laterales, en donde se ponen los materiales.
  • Brazos de soporte de carrier: los carriers se fijan a las cadenas guía de transporte por medio de un sistema con cuatro brazos de soporte variable. La cadena cuenta con una resistencia de rotura alta, para garantizar la seguridad del sistema.
  • Indicador de descompensación: la seguridad es uno de los aspectos que más se resaltan en este sistema de almacenamiento, por eso, posee dos señales luminosas que indican en todo momento si hay una correcta nivelación del carrusel.

En definitiva, los carruseles verticales responden principalmente a la necesidad de las empresas e industrias de ahorrar espacio y aumentar la productividad de sus empleados, al reducir los desplazamientos y el esfuerzo físico. Adicionalmente, permite almacenar y gestionar una gran cantidad de productos de diferentes tamaños.

DESTACADOS

  • Los carruseles verticales responden principalmente a la necesidad de las empresas e industrias de ahorrar espacio y aumentar la productividad de sus empleados, al reducir los desplazamientos y el esfuerzo físico.
  • Los almacenes rotativos verticales pueden utilizarse de varias formas: manual, semiautomático y automático de acuerdo con las condiciones en las que se instale.
  • Este sistema de almacenamiento es comúnmente utilizado en industrias como las de alimentos, farmacéutica o de químicos, de componentes eléctricos, entre otras, según las necesidades.