Logística urbana: los vehículos alternativos para mejorar la movilidad

Dron utilizado para la distribución de mercancía

Una estrategia para combatir los problemas de movilidad en la última milla es sin duda optar por vehículos alternativos. Estos poseen ventajas a la hora de optimizar tiempo y recursos para realizar las entregas, como es el caso de los micro vehículos.

La logística urbana y la congestión tienen una relación de doble vía. No se puede hablar de congestión sin pensar en los efectos que ésta trae para las operaciones logísticas. Y de igual manera, es evidente que buena parte de los vehículos que circulan en nuestras ciudades están dedicados a actividades logísticas.

En la primera dirección, la eficiencia de las operaciones logísticas se ve afectada por la congestión de múltiples maneras (McKinnon, 1999). Entregar a tiempo, cumpliendo con las ventanas de tiempo o las citas de entrega se vuelve más complicado en una ciudad con alta congestión. Asimismo, a una velocidad baja de desplazamiento la cantidad de entregas que puede realizar una ruta es mucho menor, disminuyendo la productividad de la operación. Las bajas velocidades tienen un agravante adicional: el consumo de combustible, lo cual no solo aumenta los costos, sino también las emisiones contaminantes (McKinnon et al, 2015). 

Ahora bien, en la segunda dirección está el impacto de la logística en el tráfico, el cual no es despreciable. Por ejemplo, en una ciudad como Medellín se mueve una carga promedio per cápita de 25 kg/ día. Igualmente, el número de viajes que se generan diariamente al interior de la ciudad (94.000+) es seis veces mayor que los viajes que la atraviesan (~17.000). De esta carga, el 65% se mueve en camiones, mientras que el porcentaje restante se mueve en vehículos pequeños, (vanes, automóviles, motocicletas, bicicletas y otros). A esto se le suma que en muchos casos las entregas se hacen con parqueo irregular congestionando el flujo en la vía (Gonzalez-Calderon et al, 2018).

¿Cómo mitigar los efectos de esta relación de doble vía?

Recientemente, se han propuesto distintas estrategias con el fin de mitigar el efecto del tráfico en las operaciones logísticas y viceversa. Desde las zonas de acceso restringido, pasando por las entregas en horarios extremos (Eslava, 2020) hasta llegar a las bahías de parqueo exclusivas para vehículos de carga (Fransoo et al, 2020), entre otras. En este artículo nos dedicaremos a una iniciativa adicional que tiene muchos matices: los micro vehículos de entrega.

Un micro vehículo es un vehículo de 2, 3 o 4 ruedas, con una capacidad de carga de 400 kg o menos y una velocidad máxima de 45 km/h o menos (Baum et al, 2019). Esta definición es bastante amplia y abarca muchos tipos de vehículos, desde carretillas y motocicletas hasta drones y robots de entrega. Algunas parecen de ciencia ficción mientras que otras ya integran la operación logística en países como el nuestro o tienen estudios piloto en marcha. Una particularidad de estos vehículos es la necesidad de un esquema de distribución en dos niveles debido a su limitado rango y capacidad de entrega.  Por lo tanto, es necesario reabastercerlos, bien sea desde otros vehículos o desde (micro) centros de consolidación urbanos (Boysen et al 2020). Veamos algunos de estos micro vehículos, en cierto orden de tradición:

Entregas a pie

Este esquema es el que usamos comúnmente para el último tramo de la entrega en la logística. Sin embargo, la literatura ha reportado algunas extensiones en las que un humano actúa como “micro vehículo” desde un centro de consolidación o desde un vehículo parqueado. Las operaciones de compañías postales y couriers son quizás el mejor ejemplo (Bodin & Levy, 2000). En este caso, la posibilidad de caminar por los andenes y la accesibilidad a zonas restringidas para otros vehículos se constituye en una ventaja. Es una posibilidad interesante en ciudades que han limitado el acceso para vehículos de carga en sus zonas céntricas o han implementado el esquema de macro-manzanas como Barcelona (El País, 2019). 

Un trabajo inspirado en la logística urbana de Brasil (Pureza et al., 2012) se reporta una disminución importante del tamaño de la flota de vehículos cuando se destinan hasta tres entregadores para un mismo vehículo y este se usa como centro de distribución satélite para atender clientes que están agrupados en clústers próximos a su lugar de parqueo.

Motocicletas

(Domecq & Sarmiento, 2015). Las entregas en motocicleta tienen sus orígenes en la rotación de latas de películas para proyecciones simultáneas en los cines del siglo pasado. Las entregas de alimentos preparados fueron por mucho tiempo el nicho principal de este medio de transporte. Sin embargo, el advenimiento de las aplicaciones de entrega lo ha llevado a otro nivel al comunicar oferta y demanda de manera muy efectiva. Algunas ventajas de estos vehículos son: bajos costos de adquisición y operación, facilidades de parqueo, baja sensibilidad a la congestión y bajo consumo de combustible. 

Alternativas como las motocicletas eléctricas ofrecen además un (cuasi) nulo impacto ambiental en términos de emisiones ambientales locales. Igualmente, presentan dificultades como: sensibilidad al clima y la seguridad vial, donde el riesgo de muerte es 17 veces mayor que en un automóvil.

Bicicletas de carga

(Cairns & Sloman, 2019). Las bicicletas ofrecen ventajas similares a las de las motocicletas cuando se piensa en su utilización para logística urbana. Una desventaja, es la ausencia de motor, lo cual disminuye su velocidad de desplazamiento. Sin embargo, las nuevas bicicletas eléctricas resuelven en parte este problema. Entre sus ventajas está la posibilidad de usar la ciclo-infraestructura creciente en todo el mundo y la posibilidad de rodar en zonas prohibidas. Otra ventaja es la reducción en costos y tiempos de entrega. 

Un estudio de campo, (Sheth et al, 2019) encontró ventajas de las bicicletas sobre los vehículos tradicionales en rutas cercanas a los centros de consolidación. Algunos estudios sugieren que hasta el 30% de las entregas podrían ser ejecutadas con este micro vehículo. La comparación con el 3.3% que representan en ciudades como Medellín (Gonzalez-Calderon et al, 2019) demuestran las oportunidades que aún están por explorar.

En ciudades como Bogotá, la Secretaría de Movilidad, en asocio con dos empresas de consumo masivo y un operador logístico, ya empezaron a moverse en esta dirección. En un piloto que incluye una plataforma de cross-docking se busca medir y comparar la eficiencia operacional, costos, e impacto social y ambiental en un entorno real. (Bicicarga Bogotá, 2021)

Drones y robots

(Baum et al, 2019, Macrina et al, 2020). Por último, tenemos la tendencia más reciente de vehículos autónomos que ha entrado en la discusión sobre las alternativas de última milla en países desarrollados. Los drones del servicio Prime Air de Amazon son el ejemplo más visible (Amazon, 2021). Varias compañías están realizando pruebas piloto, mientras los investigadores que estudiamos la logística trabajamos para analizar su impacto en las operaciones de entrega (Macrina et al, 2020). 

También puedes leer: Drones: cada vez más protagonistas en los procesos logísticos

Algunos estudios indican que usar drones reduce el costo de operación en un 40% al reducir la flota de vehículos y la menor distancia recorrida. Su uso en zonas urbanas es un reto tecnológico por superar. Por esta razón, es necesario establecer cuál modelo es más adecuado y se debe regular claramente el uso del espacio aéreo con estos equipos.

El otro tipo de micro vehículo autónomo disponible son los robots de entrega que pueden moverse por ciclorrutas, andenes o la misma calzada. Los robots de entrega completamente autónomos circulando por andenes y calzadas son los más avanzados. Por ejemplo, en 2020 Rappi realizó pruebas en Medellín utilizando micro vehículos de la compañía KiwiRobot. El motivo fueron los cambios de operación necesarios para afrontar la pandemia de COVID 19, como las entregas sin contacto (Forbes, 2020).

Los micro vehículos en sus múltiples matices ofrecen ventajas que todavía no exploramos a fondo, ni desde la investigación ni desde la práctica. Lograr un menor impacto en el tráfico, cierta inmunidad a la congestión, menores emisiones, mayor flexibilidad de circulación, etc,  nos llevan a considerar estos esquemas. En el siguiente estudio de logística urbana para su organización, ¿por qué no pensar en esquemas nuevos usando micro vehículos? Esta puede ser la clave para desligar el impacto/relación que hay entre la congestión y la logística urbana (en ambas direcciones).

Por: Juan Guillermo Villegas R.

Ph.D. – Profesor titular – Departamento de Ingeniería Industrial – Universidad de Antioquia

Referencias

Amazon Prime Air (2021). (Disponible en: https://www.amazon.com/Amazon-Prime-Air/bie=UTF8&node=8037720011, último acceso: 2021/05/04).

Baum, L., Assmann, T., & Strubelt, H. (2019). State of the art-Automated micro-vehicles for urban logistics. IFAC-PapersOnLine, 52(13), 2455-2462.

Bicicarga Bogotá (2021). Piloto ciclo logística de última milla para distribución eficiente y ecológica. (Disponible en: https://www.movilidadbogota.gov.co/web/bicicarga, último acceso: 2021/05/04)

Bodin, L., & Levy, L. (2000). Scheduling of local delivery carrier routes for the united states postal service. En Arc Routing (pp. 419-442). Springer, Boston.

Boysen, N., Fedtke, S., & Schwerdfeger, S. (2020). Last-mile delivery concepts: a survey from an operational research perspective. OR Spectrum, 1-58.

Cairns, S., & Sloman, L. (2019). Potential for e-cargo bikes to reduce congestion and pollution from vans in cities. (Disponible: https://www.bicycleassociation.org.uk/wp-content/uploads/2019/07/Potential-for-

e-cargo-bikes-to-reduce-congestion-and-pollution-from-vans-FINAL.pdf , último acceso en 2021/05/04)

Domecq, R., & Sarmiento, R. (2015). Logística urbana en motocicleta. Revista Transporte y Territorio, (13), 206-226.

El País (2019), Supermanzanas de Barcelona: el exitoso plan anticoches que arrancó con la oposición vecinal (https://elpais.com/elpais/2019/10/07/icondesign/1570456123_584326.html, último acceso en 2021/05/04).

Eslava S.,A. Logística urbana de la distribución nocturna de mercancías. Zona logística, (Disponible en: https://zonalogistica.com/logistica-urbana-de-la-distribucion-nocturna-de-mercancias-2/, último acceso en 2021/05/04).

Forbes (2020), Rappi inicia sus primeras entregas con robots (Disponible en: https://forbes.co/2020/04/16/tecnologia/rappi-inicia-sus-primeras-entregas-con-robots/, último acceso, 2020/05/04)

Comparte esta publicación