Retos del liderazgo logístico en el mundo de hoy

Representación de liderazgo logístico en medio de una reunión

Sobrevivir en un mundo cada vez más competitivo y dinámico demanda un liderazgo transformador, capaz de conectar el talento humano con las necesidades organizacionales. El liderazgo logístico implica contar con las competencias necesarias para enfrentar retos tan diversos como complejos que van desde la estrategia hasta la gestión de los procesos.

La capacidad de reinventarse constantemente para lograr cambios personales, empresariales y sociales de forma sostenible es una de las competencias más importantes que puede ostentar un líder. 

Las empresas contratan líderes capaces de generar resultados, de convertir las crisis en oportunidades, de comunicar la visión al equipo de trabajo e inspirar con su ejemplo. El conocimiento de sí mismo es determinante en lo que se hace y en el nivel de eficacia para el logro de los resultados. “Si no puedes liderarte a ti mismo, no podrás liderar a nadie más”.

Uno de los desafíos antes de empezar cualquier proceso de liderazgo es entender: quién eres, qué te motiva, cuáles son tus talentos y limitaciones, etc. Este proceso de conocimiento crea una gran fortaleza en el líder y termina convirtiéndolo en una persona capaz de inspirar a sacar lo mejor de otros.

Te puede interesar: Así cambiaron las empresas ante las disrupciones logísticas

La coherencia en el liderazgo logístico

El ser humano está determinado por tres aspectos que influyen decididamente en la persona que se es. Algunos autores hablan de: emoción, cuerpo y lenguaje; otros hablan de: ser, saber y hacer; mientras que para otros es: espíritu, mente y cuerpo. Lo cierto es que todos se refieren en diferentes palabras a la misma trilogía que nos constituye en seres humanos únicos e irrepetibles. 

En el mundo del liderazgo, bien sea laboral, familiar o social, es muy importante que lo que se dice, piensa y hace esté alineado. Esto se refiere a una característica supremamente importante para lograr ser una persona que inspira y logra seguidores: la coherencia.

También puedes leer: 4 habilidades clave en el liderazgo logístico 

¿Qué esperar de un líder logístico?

Un líder exitoso debe velar por la compresión de su entorno. Esto se logra estando en terreno identificando problemáticas internas, necesidades de clientes y dificultades generales del negocio. De esta forma, un buen líder diseña estrategias que solucionen problemáticas reales de la organización.

Otro aspecto clave para el liderazgo logístico es la innovación. Un líder debe propiciar nuevas alternativas en torno al desarrollo sostenible e inspirar a su equipo de trabajo para que explote todo su potencial. El desempeño de un líder logístico requiere sólidos conocimientos técnicos y sobre todo la capacidad de hacer que los colaboradores logren y superen sus resultados.

Asimismo, el sector logístico debe velar por un liderazgo integral capaz de entender los procesos, su entorno y la innovación, pero sobre todo, capaz de inspirar con ética y responsabilidad. 

¿Qué pasa cuando dejamos de lado el liderazgo logístico para centrarnos en la operación?

Muchos de los líderes logísticos se han formado a pulso, trabajando toda su vida en ambientes hostiles y exigentes. Justamente, su día a día se ha basado en luchar por cumplir con los plazos, evitar accidentes y solucionar incidentes cotidianos.

De esta forma, la labor principal de gerenciar está enmarcada en indicadores operativos de corto plazo, dejando a un lado la estrategia y el acompañamiento a sus colaboradores. Cuando los directivos logísticos dedican la mayor parte de su tiempo a la solución de problemas operativos, se produce un retroceso empresarial en el sector.

La logística es una de las profesiones que combina de la mejor forma los elementos estratégicos y operativos. Para el sector es determinante contar con equipos innovadores y motivados, por lo que el rol de un líder es clave en este objetivo. La logística requiere líderes que dediquen tiempo a su desarrollo personal y profesional, y se preparen para asumir los desafíos de la Industria 4.0.

Te puede interesar: La importancia del capital humano en la Logística 4.0.

Competencias para la Industria 4.0

“Se necesita un nuevo modelo de liderazgo responsable y receptivo que nos permita abordar los desafíos que el mundo enfrenta”. Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial.

Según este experto, estas son las diez competencias que demandarán los perfiles profesionales para la cuarta revolución industrial:

Solución de problemas complejos

La mayoría de los problemas con los que se enfrentan los gerentes intermedios y altos directivos son ambiguos. En algunos casos no está claro cuál es realmente el problema ni cuál es la solución que se espera. Por ello se requieren personas con una alta capacidad para resolver estos asuntos y tomar decisiones acertadas utilizando sentido común, experiencia y buen juicio.

Pensamiento crítico

Es la capacidad de cuestionar el mundo que lo rodea, para entender cómo funcionan los negocios, dudar de las soluciones planteadas y proponer nuevas rutas de acción.

Creatividad

La creatividad es una habilidad muy valorada actualmente y tiende a convertirse en una de las más requeridas para competir en la industria 4.0. Las organizaciones necesitan desarrollar nuevos productos y servicios que se adapten a los avances tecnológicos y que sean capaces de incrementar la competitividad empresarial. 

Una persona creativa puede ofrecer muchas ideas nuevas y originales, y relacionar conceptos aparentemente inconexos.

Gestión de personas

Se requieren líderes capaces de entender a sus equipos y ofrecerles los recursos necesarios para que alcancen sus metas. Los líderes que han desarrollado esta competencia se denominan “líderes formadores” pues conocen las aspiraciones de sus colaboradores y les proponen desafíos continuos.

Coordinación de equipos

La mayoría de las organizaciones funcionan como equipos, bien sea jerárquicos o interdisciplinarios. La clave para formar un equipo que alcance sus metas y sea exitoso, consiste en la identificación clara de las competencias de cada uno de los participantes.

Esta competencia se evidencia cuando un líder sabe identificar el talento que debe conformar el equipo, inculca colaboración y hace que todos se sientan parte del equipo.

Inteligencia emocional

Consiste en el uso inteligente de las emociones. Hacemos que las emociones trabajen para nosotros utilizándolas para perfilar el comportamiento y pensamiento de manera que se logren los resultados.

Análisis y toma de decisiones

Una decisión tomada a tiempo y bien pensada es clave para las coyunturas actuales. De esta forma, se genera dinamismo, se mantiene la calidad y se logran los resultados.

Orientación al servicio

“Lo que hacemos por nosotros muere con nosotros. Lo que hacemos por otros permanece y es inmortal”. Los que triunfan en el mundo de los negocios, son los que actúan para beneficiar a otros y responder a sus necesidades. Para los logísticos la vocación de servir es uno de los pilares de la profesión.

Negociación

La negociación es obtener lo que uno necesita, al mejor costo y dejando a la otra parte en las mejores condiciones. Un líder hábil para las negociaciones es capaz de solucionar divergencias con discreción, obtener concesiones sin dañar las relaciones.

Flexibilidad cognitiva

La rapidez con la que se están produciendo los cambios en la cuarta revolución industrial, nos obliga a aprender rápidamente.

Esta competencia está relacionada con arriesgarse, ignorar el pasado e ir contra lo establecido para establecer nuevas formas de hacer las cosas. Una persona que ha desarrollado esta competencia es capaz de aprender rápidamente porque acepta los cambios y los ve como una oportunidad.

Atrás quedaron los jefes que se limitaban a dar órdenes. Ahora se requieren facilitadores del trabajo colaborativo, con un alto grado de creatividad y gran habilidad para gestionar equipos diversos.  

La  nueva  generación de trabajadores demanda líderes capaces de escuchar, generar debates, valorar la diversidad de pensamiento y ayudarlos a crecer y adaptarse al nuevo mundo laboral.

Por: María Eugenia Jaramillo

Consultora en transformación empresarial

Comparte esta publicación