Medioambiente y Competitividad Industrial

La eco-eficiencia

Es innegable que el cuidado del ecosistema pasó de ser un asunto local a consolidarse como un factor determinante dentro del desempeño de las empresas, las cuales ven como los clientes actuales prefieren adquirir productos de marcas que aseguren ser cuidadosas con el medioambiente. Debido a lo anterior se ha generalizado el interés de las organizaciones por crear estrategias que les permitan ser competitivas, involucrando elementos ecológicos y diseñando planes de compensación frente a cualquier daño que se hubiera podido causar.

El Gobierno Vasco aprobó en el 2002 una Estrategia Ambiental Vasca de Desarrollo Sostenible 2002 – 2020, la cual pretendía establecer los objetivos ambientales que debía alcanzar esta comunidad, garantizando óptimos niveles de vida para su población.

Por tal motivo diseñó un documento denominado “Medioambiente y Competitividad en la Empresa”  para orientar a las compañías locales en lo concerniente a la sostenibilidad. 

Una gran cantidad de firmas de esta nación y del entorno mundial han hecho de la sostenibilidad ambiental un factor de competitividad, puesto que reconocen en la eco-eficiencia un camino hacia el aumento de la productividad  porque promueve la identificación de mejores prácticas y la creación de productos de mayor calidad.

El documento del país Vasco manifiesta que el desarrollo sostenible requiere que la sociedad reconozca explícitamente la importancia de las funciones que cumple el sistema natural   y que las incorpore dentro del análisis costo / beneficio que deben tenerse en cuenta durante la creación de programas que incidan con el medioambiente.


El Gráfico No.1 muestra la evolución que ha tenido el acercamiento a la problemática ambiental. 


Este artículo continúa, por favor regístrese e inicie sesión para seguir disfrutando del contenido.||


 

Es importante recalcar que la eco-eficiencia se define como la capacidad de ofrecer artículos a precios favorables y que satisfagan las necesidades de los compradores y al mismo tiempo ir reduciendo el impacto vital y el consumo de recursos a lo largo de la vida útil de éste.

Las dimensiones de la eco-eficiencia son:

 

  • •Disminuir el consumo de materiales por cada unidad de output.
  • •Reducir la dispersión tóxica relacionada con los productos y servicios de cada compañía en particular.
  • •Impulsar el uso sostenible de recursos renovables.
  • •Incrementar el aprovechamiento de bienes y servicios.
  • •Bajar el consumo de energía por unidad de output.
  • •Incrementar la reciclabilidad(sic) de los insumos a lo largo de la cadena del producto.
  • •Favorecer la durabilidad de los objetos.

 

Bajo los parámetros de eco-eficiencia se considera que la existencia de residuos, efluentes y emisiones es la materialización de un uso – tanto de recursos energéticos como físicos – que no fue completamente eficaz. Adicionalmente significan potenciales deseconomías(sic) internas relacionadas a una “sub-óptima” utilización de insumos durante el proceso de fabricación.

Sin embargo, los expertos aseguran que existen dos métodos para abordar dichas ineficiencias: el primero de ellos es el tradicional y consiste en gestionarlos cuando de produzcan (también se le llama “actuación de final de tubería”, es reactivo y no implica ningún tipo de innovación). El segundo mecanismo se basa en redefinir la línea del producto y de las operaciones implicadas, de esta forma se puede identificar la raíz de las ineficiencias y actuar según se requiera.

Todas las acciones de mejoramiento que implemente la empresa – desde la innovación eco-eficiente – genera la optimización de sus productos en términos de:

  • •Mejores resultados porque su calidad es evaluada sistemáticamente y con mayor profundidad.
  • •Reducción de los costos unitarios como resultado de ciertos insumos o de menores necesidades de embalaje o envasado.
  • •Son mucho más seguros.
  • •Mayor valor de los sub-productos porque serían diseñados para que sean reutilizados y reciclado

Con respecto a los procesos también se presenta cambios positivos como:

 

  • •Mejoras en la productividad de los insumos.
  • •Ahorro de materiales debido a la sustitución, reciclaje o reutilización de inputs productivos.
  • •Reducción del consumo energético.
  • •Menores costos de gestión de residuos y emisiones.
  • •Mejores condiciones de negociación sobre las pólizas de seguros.
  • •Menores riesgos relacionados con la posible violación de las normas.
  • •Control de los tiempos de “parada” debido a la optimización implementad dentro de la optimización de los procesos.
  • •Mejor utilización de los subproductos.
  • •Menores necesidades de gestión de residuos y almacenamiento.
  • •Mayores condiciones de higiene y seguridad para los empleados.
  • •Mejores condiciones de negociación con entidades de crédito.

 

Otro punto destacado dentro del reporte del país Vasco es el de la incidencia de la innovación eco-eficiente en los ingresos de las compañías por los siguientes factores:

 

  • •Posibilidad de ampliación de mercados existentes, debido a la mayor calidad de los productos.
  • •Nuevas oportunidades de marketing.
  • •Mejor imagen de la empresa.
  • •Probabilidad de acceder a nuevos mercados.

 

Como puede observarse, las organizaciones más avanzadas enfocan sus estrategias de mejoramiento ambiental no sólo porque de esta forma incrementan su eficiencia sino porque además éstas son un soporte para crear nuevas oportunidades de negocio y para consolidar los que ya existen.

Las fuerzas que promueven a las empresas para que realicen cambios en la gestión ambiental son las que se mencionan a continuación:

 

  • •La propia conciencia ambiental de la compañía.
  • •La normativa ambiental. Simplemente es cumplir la ley.
  • •La opinión pública.
  • •El propio interés. 
  • •Las fuerzas del mercado.

 

Toda industria que desee asumir proactivamente sus políticas ambientales debe – en opinión de los expertos – seguir estos pasos:

 

  • •Establecer un vínculo a largo plazo que esté soportado en la confianza mutua con sus interlocutores y aprender a conocer sus requerimientos.
  • •Analizar el posicionamiento de la competencia en términos ambientales.
  • •Realizar un análisis de las fortalezas  y debilidades de la propia organización en lo que se refiere al tema ecológico. Adicionalmente debe evaluar sus capacidades.
  • •Definir un plan de acción con responsabilidades, plazos y objetivos correspondientes. 

 

{/accesstext}


Mejore su conocimiento, suscríbase a Zonalogística


 

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De Interes

Artículos de Interes

revista116

Revista 116

Hola, si has llegado hasta aquí y no puedes visualizar el contenido, disfrútalo iniciando sesión aquí