La flexibilidad, el futuro de la gestión de tráfico en centros de distribución

portada
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Mitigar o ignorar los riesgos, en lo que respecta a la salud y la seguridad, puede ser una cuestión de vida o muerte. Por eso, a diario se crean alternativas que ayuden en esa tarea.

Por: César Augusto Prada Gómez

Cada 15 segundos, 153 trabajadores tienen algún tipo de accidente laboral. Cada año, en 317 millones de lugares de trabajo en el mundo sucede algún accidente laboral y cerca de 2.3 millones de personas pierden la vida. A pesar de estas estadísticas alarmantes, algunas compañías continúan descuidando los procedimientos de seguridad y salud en el trabajo.

Actualmente, la directriz para los dueños de negocios es aplicar un nivel de “practicidad razonable” a sus procedimientos de salud y seguridad, dejando a muchos sorprendidos de que no exista un estándar mundial o nacional para el diseño o el funcionamiento de barreras de seguridad, especialmente cuando estas juegan un papel de protección tan esencial para el ser humano.

Poniendo esto en perspectiva, ya existen varios requisitos legales en todo el mundo, en relación con equipos de protección en el lugar de trabajo, los cuales deben cumplirse antes de que alguien comience a operar de determinada máquina o vehículo. Sin embargo, no ha habido un requisito oficial para un sistema de gestión del tráfico que garantice el movimiento seguro de los vehículos en cuestión, además de proteger a los peatones dentro de una bodega o plataforma logística.

A pesar de la falta de orientación o regulación sobre el uso de barreras de seguridad y soluciones de protección del tráfico, las implicaciones de un accidente en el lugar de trabajo pueden hacer que las afectaciones entren en los costos durante un largo tiempo. Para las víctimas, un accidente puede causar la muerte o lesiones que cambian la vida. Para las empresas, las implicaciones incluyen seguro, multas, pérdida de productividad, honorarios legales, compensación, administración, pérdida de reputación y, en algunos casos, sentencias de privación de libertad.

Un objetivo trazado

Cuando se trata de mitigar estos riesgos, las empresas donde los vehículos y los peatones se mezclan peligrosamente pueden garantizar un lugar de trabajo seguro y protegido para el personal; esto a través de la segregación del tráfico vehicular y peatonal con el uso de barreras de seguridad y una buena gestión del tráfico. La clave es seleccionar una barrera de seguridad específica, diseñada para una operación puntal. Esto implica calcular la velocidad y el peso de los vehículos en operación, la energía cinética que podría afectar la barrera, teniendo en cuenta la cantidad de tráfico en el lugar de trabajo.

Históricamente, las barreras de acero ARMCO han sido el material y la barrera de elección, pero la introducción de barreras de seguridad de polímero para la protección del lugar de trabajo en comparación hace que sus contrapartes de metal sean obsoletas.

Si bien es popular en la industria actual, el acero es un blanco constante para los montacargas y se va deformando con el impacto. Peor aún, debido a que el acero es inflexible, el 100% de las fuerzas de impacto se transfieren a las instalaciones y productos, lo que desgarrará la barrera y el concreto, dejando una costosa factura de reparación y la necesidad de una barrera de reemplazo. Las barreras de acero también son genéricas en términos de tamaño y forma, creando bordes duros y peligrosos en lugar de superficies lisas.

Un enfoque científico para la seguridad

Las soluciones de barrera de seguridad de polímero fijo fueron inventadas por un fabricante del Reino Unido en 2001, desde entonces han desarrollado mejoras y avances nuevos. Las principales soluciones de barrera de seguridad de polímeros de la industria están diseñadas con un enfoque científico que analiza las fuerzas potenciales de los montacargas, evalúa varios ángulos de colisión y alturas de impacto para crear soluciones a la medida, destinadas a soportar estos factores operativos.

Estas barreras de polímero de alta visibilidad tienen una naturaleza indulgente y desvían el impacto, deflactan y vuelven a su forma original después de cada impacto y proporcionan una ayuda visual para evitar accidentes. Las barreras pretenden resaltar las aceras peatonales y definir las rutas de tráfico, mejorando el flujo de trabajo y reduciendo en gran medida las posibilidades de un accidente.

Diseñado de esta manera para garantizar la durabilidad, las principales barreras de seguridad de polímero tienen memoria activa, lo que significa que incluso después de los impactos repetidos del vehículo, las barreras se desviarán y absorberán fuerzas, disipándolas a través de cada componente antes de volver a su forma original sin daños. En el caso de un vehículo chocando contra la barrera, el daño causado al vehículo será mucho menos severo que si golpeara una barrera de metal. Más importante aún, se reduce el impacto para el conductor, minimizando las lesiones.

Estas soluciones modernas también reducen significativamente el mantenimiento. Las barreras de polímero no tienen necesidad de estarlas pintando con los arañazos, no son corrosivas y, a diferencia de las barreras de acero, se flexionan cuando son impactadas, haciendo que los pisos no se desgarran de las fijaciones. Reducir los mantenimientos significa reducir tiempos de inactividad, lo que a su vez significa un mejor rendimiento.

Una vez instalado, si continúan produciéndose accidentes, las barreras de polímero minimizarán el tiempo de inactividad. Un sistema de barrera modular que permite reparaciones fáciles de rieles y postes sin el arrancamiento de una carrera completa puede ahorrar un valioso tiempo de operación.

Cuando se implementan correctamente, también brindan una mayor gama de beneficios que pueden mejorar el rendimiento y la productividad de las instalaciones como orientación, segregación, y organización, mejorando así el desempeño dentro de la compañía.

Si se organiza una instalación con una segregación clara de las personas y los vehículos, rutas claramente definidas para peatones y tráfico, reducción de puntos de cruce peligrosos y protección adecuada de las estructuras y el equipo, entonces la instalación está preparada para ser productiva.

Donde hay barreras de polímero, hay salud y seguridad inteligente. Y donde hay salud y seguridad inteligente, hay productividad y rendimiento mejorado.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *