Menú
Previous
Next
Previous
Next

Innovación en la cadena de suministros 4.0

Por: Álvaro Albornoz Bueno

CEO Business Architects Consulting & Training

Alv.albornoz@business-architects.cl

Tomemos en cuenta que llevamos más de una década a nivel global, con una productividad sin mayores variaciones, en donde se espera que la llegada de la denominada Cuarta Revolución Industrial genere hasta 3.7 billones de dólares en valor para la manufactura global. Hace unos años, los expertos señalaron que los cambios asociados con esta revolución se producirían a un ritmo sin precedentes y producirían resultados increíbles para aquellos que realmente se comprometan con lograr que sus procesos se digitalicen.[1]

A modo de historia, el término Industria 4.0 fue acuñado por la asociación alemana «Industrie 4.0» en 2011. Esta asociación, compuesta por ejecutivos, académicos y legisladores, propuso una Cuarta Revolución Industrial basada en la digitalización de los procesos. De hecho, la idea principal que subyace a este mundo 4.0, es impulsar a las empresas adoptar sistemas y tecnologías que les permitan optimizar sus procesos a través de conexiones entre su maquinaria, suministros, instalaciones de producción, productos finales y clientes, para reunir y compartir información operativa de mercado en tiempo real.

El objetivo de la Industria 4.0 es impulsar la digitalización y, por lo tanto, la integración de procesos, tanto horizontalmente (a través de áreas funcionales), como verticalmente (a lo largo de toda la cadena de suministros, desde el desarrollo del producto y la compra, hasta la fabricación, distribución y atención al cliente). De esta manera, todos los datos sobre las operaciones, la logística de entrada y salida, las necesidades del mercado y las interacciones producto-cliente estarán disponibles en tiempo real. Como resultado, las empresas digitales trabajarán de manera conjunta con clientes y proveedores en un ecosistema digital, que les permitirá de mejor manera la planificación y las relaciones con los clientes.

La base de la innovación en la cadena de suministros está en los procesos

La nueva revolución industrial, muy apalancada por el desarrollo del comercio electrónico, obliga a las empresas a transformarse cada vez más en un e-business, a través de la adopción de la digitalización de los procesos, como también el de integrar nuevas tecnologías a los mismos. De esta manera se abre un enorme potencial para la innovación en los procesos de negocio y en la manera en que la sociedad interactúa a nivel global.

Si bien, actualmente hay ciertos grados de automatización de los procesos, los que permiten una mayor agilidad y la captura de información en tiempo real, uno esperaría que en la medida que la digitalización se vuelva más intensiva, los nuevos modelos de negocios se caractericen por: (1) poseer procesos descentralizados con mayor autonomía de decisión dada la existencia de algoritmos inteligentes, (2) una mayor fuerza y crecimiento e integración del comercio electrónico como habilitador de transacciones comerciales e integrador de medios de pago, considerando aspectos tales como el crecimiento de las capacidades de los aparatos móviles, las futuras mejoras en las redes digitales, tales como 5G y, la disminución de precios para el acceso a internet y equipos de comunicación, (3) poseer mayores controles en tiempo real de los procesos organizacionales y, (4) lograr un aumento del desempeño y la calidad de los procesos logísticos a lo largo de toda la cadena de suministros, destacando una mayor transparencia y trazabilidad de los productos desde los sistemas productivos y operaciones logísticas hasta la puerta del cliente, entre otros[2].

Como se aprecia, la industria 4.0 crea una disrupción y requiere que las empresas reconsideren la forma en que diseñan su cadena de suministro. Han surgido varias tecnologías que están alterando las formas tradicionales de trabajo y de relacionarse entre los actores de la red, sumado a que las mega tendencias y las expectativas de los clientes cambian el juego. Las cadenas de suministro también tienen la oportunidad, así como la urgencia, de llegar al siguiente nivel de efectividad operacional, al aprovechar el emergente mundo de la digitalización a gran escala.

Según McKinsey (2016)[3], la digitalización de extremo a extremo de la cadena de suministro contribuirá a más de dos tercios del crecimiento de los ingresos anuales proyectados de las empresas, y más del 75 % del crecimiento anual del EBIT.

¿Cómo iniciar un proceso de transformación digital en la cadena de suministros?

Para impulsar las transformaciones digitales de la cadena de suministro, debe existir un liderazgo que debe combinar las capacidades funcionales y de liderazgo tradicionales, con nuevas habilidades técnicas que abarquen datos, algoritmos y tecnología. Se necesita comprender más, desde los procesos, en donde se encuentran aquellas actividades o tareas en las cuáles es posible innovar y crear valor.

Desde nuestra experiencia en Business Architects, podríamos mencionar las siguientes fases como claves para poder tomar la iniciativa y comenzar la tarea de la transformación digital:

  1. Diagnóstico: fase clave para comprender su punto de partida y así determinar las brechas que deben llenarse, como conocer aquellas fortalezas que debe aprovechar. En esta fase, se debe considerar una visión para la cadena de suministros, estrategia y manera de competir, de manera de definir los procesos claves para la transformación digital, tanto para definir objetivos y un roadmap de trabajo.  Además, la empresa debe evaluar los niveles de habilidades individuales y colectivas, en relación con los objetivos de la cadena de suministro y el negocio, de manera que una plataforma de liderazgo y de la participación del capital humano, haga sostenibles los cambios. Esta fase diagnóstica es más bien una definición de una visión del negocio y su cadena de suministros 4.0, como también comprometer los recursos necesarios para el cambio.
  2. Rediseño de los procesos: en esta etapa se comienza a trabajar con aquellos primeros procesos definidos y que agregan un mayor valor. Se estudian de manera para conocer en profundidad la realidad de estos y se determinan aquellas actividades que necesariamente serán transformadas a través de la incorporación de tecnología, comenzado así el proceso de digitalización y automatización del negocio.

Dentro de las tecnologías a considerar en la innovación de procesos de la cadena de suministros, se encuentran la fabricación avanzada, la fabricación aditiva; la realidad aumentada, la simulación; cloud computing, Internet de las cosas (IoT), cyberseguridad y el big data analytics.  Cada una de ellas impactará de manera diferente en la manera en la cual se estaban realizando las diversas tareas, cambiado totalmente la manera de trabajar y de relacionarse. Realizando una suerte de workshops y de procesos cocreativos, se rediseñan los procesos, los cuales en su gran magnitud deberían ser llevados a una realidad 4.0.

A modo de ejemplo, se resume el impacto de algunas tecnologías mencionadas en el siguiente cuadro:

3. Implementación y gestión del cambio: una vez validado el nuevo proceso, se procede con la implementación, tanto normativa como de diseño e incorporación tecnológica. Se modelan y diseñan los softwares necesarios para la captura, almacenamiento, tratamiento (automatización de tareas, predicciones, etc.), análisis de datos y despliegue de la información a los diferentes usuarios. Asimismo, comprende la incorporación de tecnología mayor, como robots, drones, tarjetas de comunicación, entre otros, que apoyarán las operaciones y facilitarán la captura de la información que será “tomada” desde y hacia los softwares correspondientes.

De manera simultánea, la organización se hace cargo de trabajar con las personas, quienes van a sufrir el mayor impacto por este tipo de cambios que intervienen en un giro completo su manera de trabajar y de entender a la organización.  Dentro de estas muchas tareas, el entrenamiento deberá considerar una reconversión del trabajo, entregando nuevas competencias que le permitan desempeñarse en un ambiente de análisis y del control de equipos autónomos, entre otros.

Como se aprecia, esta cadena de suministro 4.0 afectará todas las áreas en la gestión, lo que permitirá cambios profundos en el servicio, el capital de trabajo, costos y agilidad.

Por su parte, la logística dará un gran salto a través de una optimización de sus flujos de información, una mayor inteligencia a través del uso intensivo del análisis avanzado, fabricación aditiva y automatización avanzada. En la medida que se estén automatizando los procesos en los almacenes, se verá una cantidad cada vez mayor de vehículos autónomos e inteligentes, los cuales agilizarán completamente las operaciones de servicio al cliente. Por su parte, la impresión en 3D cambiará por completo las estrategias de almacenamiento y gestión de inventario.

A modo gráfico[1], veremos que la próxima generación de interfaces táctiles, de voz y gráficas de usuario y su rápida proliferación a través de dispositivos de consumo, facilita una integración mucho mejor de las máquinas en casi cualquier proceso en las operaciones de almacenamiento. Por ejemplo, el avance de las pantallas ópticas montadas en la cabeza, como Google Glass, permite a los trabajadores dar instrucciones basadas en la ubicación, brindando orientación para el proceso de preparación de pedidos. Ya existen soluciones robóticas avanzadas para la selección de cajas y piezas individuales, las cuales identifican aquellas que son de calidad defectuosa y las deja de lado dentro de la línea de preparación. En general, casi todos los procesos de carga de productos dentro de un almacén se llevarán sin intervención manual.

Por el lado de los procesos de transporte, los vehículos autónomos e inteligentes conducirán a una reducción significativa de los costos operativos y el manejo del producto y, al mismo tiempo, brindarán beneficios con respecto a los plazos de entrega y menores costos ambientales.

Además de la automatización de los procesos de almacén, la fabricación aditiva también tendrá un impacto significativo en los flujos físicos en la cadena de suministro. Por ejemplo, la impresión 3D se ha vuelto mucho más relevante para una amplia gama de aplicaciones empresariales, como la producción local de piezas de repuesto o herramientas que se mueven lentamente. Este desarrollo está impulsado por una gama creciente de materiales de impresión, de disminución rápida de los precios de las impresoras y de una mayor precisión y calidad.

Algunos impactos esperados[2]

El impacto potencial de la cadena de suministro 4.0 en los próximos años, se calcula en hasta un 30 % menos de costos operativos y una reducción del 75 % en ventas perdidas, mientras que se espera una disminución de los inventarios de hasta un 75 %, al mismo tiempo que aumenta significativamente la agilidad de las cadenas de suministro.

El Forecasting mejorará significativamente, llegando hasta más del 90 % de precisión en el nivel relevante de SKU.  Del mismo modo, algoritmos predictivos y machine learning, contribuirán a la gestión de la demanda, teniendo en cuenta los cambios en las tendencias de los consumidores, por lo que el nivel de servicio aumentará considerablemente, disminuyendo los inventarios y provocando que el stock de seguridad sea innecesario.

Con relación a los costos que se relacionan con el transporte, el almacén y la configuración de la red, pueden reducirse hasta en un 30 %.

Las tareas de planificación, como la gestión de la demanda, el proceso S&OP, la planificación de la producción agregada y la planificación del suministro, con la incorporación de tecnología de software, se estima que entre un 80 y 90 % de todas las tareas de planificación se pueden automatizar y aun así garantizar una mejor calidad. El proceso S&OP se moverá a una semana y los procesos de decisión se construirán en escenarios que se actualizarán en tiempo real.

Conclusiones

Los procesos son aquellas actividades que sustentan la manera en la cual operan las empresas, en otras palabras, nos indican cómo trabajar, cómo relacionarnos interna y externamente, qué controlar, nos definen responsabilidades y las competencias requeridas para realizar dichas tareas, entre muchos otros aspectos de interés para la organización.

Los procesos, además, tácita o explícitamente, nos indican cómo relacionarnos y utilizar las máquinas (el teléfono, cantiléver, pistolas de lectura, “formularios”, etc.) y los softwares (ERP, WMS, POS, etc.) ya sea para solicitar o dar información, como también ejecutar ciertas operaciones en donde se requiera su intervención.

En un mundo 4.0, todo lo anterior se vuelve de mayor intensidad y automatización, gran parte de las actuales tareas habituales van a ser realizadas por las mismas máquinas y softwares con los cuales hoy nos relacionamos, lo que conlleva a que son los procesos los que debe actualizarse a los tiempos actuales y futuros.  Las tecnologías 4.0 van a una velocidad vertiginosa y están influyendo en las relaciones de los clientes con la empresa, lo que elevará las expectativas e impulsará mayor demanda de servicio.

Este es el desafío en el cual se encuentra la cadena de suministros. Gran parte de las tecnologías que he mencionado están disponible (y hay más); ahora es cuestión de convencerse, salir de la zona de confort y autocomplacencia, para comenzar a navegar en un terreno que puede ser de ciencia ficción. Sin embargo, es lo que estamos viviendo y en la mayoría de los casos no nos damos cuenta.

El cliente actual se está adaptando y en algunos casos ha rechazado estas innovaciones, pero las futuras generaciones (el cliente del futuro) nacerán con ellas y rechazarán a aquellas empresas que no hayan innovado.

[1] McKinsey, 2016. Supply Chain 4.0. the next-generation digital supply chain.

[2] McKinsey 2015. Industry 4.0: How to navigate digitization of the manufacturing sector

[1] McKinsey, 2017. Digital supply chains: Do you have the skills to run them?

[2] Hitpass, B. Astudillo, H (2019) Industry 4.0 Challenges for Business Process Management and Electronic-Commerce. Journal of Theoretical and Applied   Electronic Commerce Research. Vol 14/ISSUE 1/Enero. Documento no publicado.

[3] McKinsey, 2016. Supply Chain 4.0. the next-generation digital supply chain.

Postule su candidato a los​ premios Zonalogística 2019

Postule su candidato a los​ premios Zonalogística 2019

Procesos Logísticos

Previous
Next
Previous
Next

Inscríbase

portada-youtube
Reproducir vídeo

Suscríbase a la revista

104
Reproducir vídeo

Diligencie los datos. Usted recibirá mayor información en su email y nosotros lo estaremos llamando para confirmar la suscripción

Paute con nosotros

Reproducir vídeo
portada-youtube
Reproducir vídeo

Conferencias / Muestra Comercial / Networking

Bogotá | Hotel Cosmos 100 | Sep 19

Inscríbase

a la agenda académica

Llene este formulario para RECIBIR más información

Tiempo faltante:
Días
Horas
Minutos
Segundos