El Futuro del Consumidor para Retar la Logística: Tendencias Clave

El Futuro del Consumidor para Retar la Logística: Tendencias Clave

{accesstext mode=»level» level=»registered»}

Por: Fundación LOGyCA

Los mercados dan actualmente giros cada vez más inesperados, obligando a los negocios a adaptarse a altos cambios mientras administran su día a día más eficientemente. Sin embargo, las empresas han desarrollado su capacidad de visionar y al vivir el hoy y planean constantemente el futuro y el mañana para encontrar las ventajas competitivas y la adaptación a lo que vendrá en los próximos años.

En el sector de logística – área que ha venido desarrollándose en los últimos cinco años como un factor estratégico para alcanzar los objetivos corporativos – los directivos están enfocando sus esfuerzos para que los modelos operacionales apoyen cada vez mejor los nuevos modelos de negocio, de tal forma que para la compañía sea más fácil adaptarse a dichos cambios y lo hagan más rápidamente

Pero, ¿Cuáles son los principales cambios y tendencias en las que se encuentra el sector logístico, los cuales seguirán evolucionando en los próximos años y marcarán el desempeño de las empresas de todos los sectores? 

La tecnología, el surgimiento de megaciudades, la transformación cada vez más rápida de las necesidades y estilos de vida de los consumidores, el cuidado del medio ambiente y la gran apertura de diferentes economías se encuentran entre los que se describen a continuación.

Megaciudades

En América Latina – al igual que en otras economías emergentes – la composición del comercio detallista (retail) incluye una proporción importante de establecimientos pequeños, independientes y atomizados a través de los cuales se comercializa entre el 40% y 60% de los productos a los consumidores. 

Bajo este escenario, la población crece aceleradamente y para responder a esto el mercado se ha desarrollado aceleradamente tiendas de barrio, las cuales resultan muy convenientes por la cercanía a las zonas de vivienda y el manejo de unidades de venta más pequeñas. De acuerdo con Christopher Mejía – Investigador y Asociado Post Doctoral de LOGYCA – “Para Latinoamérica – en promedio – estamos hablando que la base de la pirámide (personas que perciben menos de 5.000 dólares por año) representan un 63%, siendo Colombia el 58% según datos del DANE 2007, por ejemplo”. 

La base de la pirámide en general recibe salarios que son pagados diaria, semanal o quincenalmente, lo que implica que el poder de compra es bajo y se opta por productos en pequeñas presentaciones.

Esto hace que la distribución de artículos dentro de los cascos urbanos y poblaciones rurales sea compleja y costosa. Facilitar el acceso a los productos a la clase media/baja y asegurar la inversión de las empresas en su capacidad de producción y sobre todo, de distribución de dichos bienes bajo todas las condiciones de sanidad y respeto al medio ambiente se ha convertido en un desafío.

Las empresas deben identificar estrategias de distribución innovadoras que permitan atender de manera eficiente y óptima este canal (conocido como canal tradicional), definiendo las variables críticas y los mejores esquemas de atención logística y comercial para atenderlo. Asimismo es fundamental hacer una adecuada segmentación de los clientes y canales, según su rentabilidad y costo de servir (de acuerdo a las características propias de los mercados emergentes). 

Por favor regístrese e inicie sesión para continuar disfrutando de todo nuestro contenido.||

Conectividad: Smart Devices y Redes Sociales

Tablets, teléfonos inteligentes y diferentes dispositivos móviles en el mundo hacen que haya cada vez más personas conectadas por más tiempo. En el 2003 el 61% de las personas tenían teléfonos inteligentes, para el 2010 la cifra creció a un 90% y en el 2012 aumentaron en un 82% las conexiones a través de celulares, en un 85% a través de aplicaciones y bajó en un 4% las conexiones desde computadores.*

El consumidor compra cada vez más por Internet, investiga online, averigua precios y los usuarios de las redes sociales son seguidores de sus retailers en Facebook y Twitter, entre otros. Si clasificamos estas acciones en un ciclo típico del consumidor, en cada una de sus etapas – tales como considerar la compra, evaluarla, conectarse con la marca y comprar – y las sumamos a un proceso de fidelización – que incluye el paso de comprometerse –  encontramos numerosos caminos para las industrias y el comercio.

El reto en el mercado está en ofrecer a los consumidores información de calidad, visibilidad en las transacciones y experiencias que superen las expectativas. No obstante las prevenciones de algunos consumidores colombianos, las ventas del comercio electrónico en Colombia se incrementaron un 40% en 2013 (según datos del diario La República, publicados en enero de 2014).

Los consumidores están adoptando la tecnología a grandes velocidades y demandan diálogos personalizados y acceso a la información de sus marcas y productos en cualquier momento y en todo lugar. Esto significa que entre socios de negocio se necesita garantizar la calidad en los datos de sus productos, tener excelentes prácticas logísticas a lo largo de toda la cadena de valor y sincronizar toda la información comercial para entregar al cliente final un servicio intachable.

Tecnología Hecha a la Medida de los Procesos Logísticos

La tecnología está revolucionando el mundo. Los procesos logísticos – especialmente en Retail y Consumo Masivo – no son la excepción. 

La tecnología ha ayudado a atender la creciente demanda de manera más rápida, más confiable y a un menor costo, pero sobre todo ha facilitado el crecimiento de las empresas. Cuando una compañía crece en volumen de ventas, en líneas de producto, en personal o en presencia geográfica aumenta la complejidad de la gestión de sus operaciones. Sin una base tecnológica robusta, ese crecimiento puede ser muy ineficiente y puede poner en peligro la continuidad de la empresa. 

En este escenario el consumidor también está cambiando. Siempre ha existido el deseo de compra compulsivo, pero ahora el cliente es cada vez más impaciente, tiene más productos alternativos a su alcance, más información y sobre todo empieza a disponer de la tecnología para convertir sus impulsos en compras que puede realizar en cualquier lugar y a cualquier hora. 

Internet seguirá siendo fundamental para el acceso a la información y las acciones tanto de las empresas en su planeación como de los consumidores en sus formas de compra. Crecerá la tendencia del Cloud o información sostenida en la nube, lo cual da la ventaja de subir datos a algún lugar en Internet y poder consultarlos desde cualquier lugar del mundo. De la misma manera, el aumento significativo de la información obligará a las compañías a hablar más del concepto de Big Data para planear en sus sistemas la capacidad de almacenamiento de datos que se requiere para la calidad de la operación. 

Los avances de la tecnología deberán ir adaptándose a las necesidades y avances de las organizaciones y viceversa. 

Un Mundo Sostenible 

Para ser exitosa, una empresa requiere mucho más que generar riqueza.  Es necesario que genere valor para sus empleados, para la comunidad en donde desarrolla sus operaciones, para sus socios de negocios, sus clientes finales y por supuesto, para sus accionistas.  

Cuando una organización logra generar valor para los grupos con que interactúa se dice que es una organización sostenible. En su más amplia acepción, sostenibilidad se refiere al equilibrio que mantiene una especie con el hábitat que lo rodea. Sin embargo, en el mundo empresarial la definición de sostenibilidad más aceptada es la de “Satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades”.

Como producto del deterioro ambiental y de la creciente preocupación de la raza humana por encontrar maneras menos dañinas de interactuar con su medioambiente, las empresas tendrán que enfrentarse al aumento de la presión de la comunidad, de los reguladores (medidas para mejorar la movilidad y la calidad del aire en las ciudades, como el POT y las restricciones horarias de movilización vehicular) y de los clientes (tanto internos como externos) impulsándolas a mejorar sus desempeños ambiental y social.

La actividad logística está enmarcada principalmente en la tensión que se genera entre la dimensión económica de las empresas y su responsabilidad con el medioambiente.  Cuando se piensa en sostenibilidad – dice Vivian Rangel, Investigadora de LOGYCA / INVESTIGACIÓN – sale a relucir el término Logística Verde, el cual se empieza a utilizar en nuestro país y se refiere principalmente a la necesidad de evaluar y replantear la cadena de abastecimiento y los procesos de producción con un enfoque en el ambiente. 

Algunas empresas – conscientes de la necesidad de migrar a prácticas más amigables y presionados por la escasez de los recursos, el costo de los mismos (de manera importante del petróleo) y las regulaciones cada vez más exigentes sobre medioambiente – han dado sus primeros pasos al buscar combustibles alternativos, adecuar medios de transporte para controlar las emisiones y hasta adquirir maquinaria y equipos con consumos razonables de energía y bajas emisiones de CO2 aún sin haber depreciado los actuales – por ejemplo cabinas, vanes y carrocerías más aerodinámicos -, manejar conjuntamente con el cliente y el proveedor las devoluciones y averías, administrar adecuadamente desechos y residuos, usar empaques biodegradables, cambiar la utilización de estibas de madera por estibas plásticas y las cajas de cartón corrugado por canastillas reutilizables e implementar prácticas de reciclaje y recuperación de productos y empaques, etc.

Conclusiones:

Logística por sí sola no conforma la ecuación completa, su trabajo únicamente dará resultados en la medida en que – con objetivos comunes – trabaje de la mano de las demás disciplinas que se dan cita todos los días en las compañías.  De esta forma se logra la flexibilidad y agilidad que necesitan las compañías para responder frente al cambio vertiginoso de las tendencias.   

Actuando en la cadena de suministros desde cualquiera de los eslabones, las compañías deberán medir el logro como un concepto relacionado con la satisfacción del cliente y/o consumidor final, eliminando las responsabilidades limitadas a empresas individuales y generando un concepto claro de cadena de valor, en el que cualquier parte que no responda de manera adecuada a las necesidades del siguiente eslabón afectará la cadena como un todo en el logro de sus objetivos.   

Haciendo conciencia de todo lo anterior, las empresas migrarán a evaluar de manera diferente las inversiones en logística porque el flujo de dinero relacionado con proyectos en esta área estará relacionado con la búsqueda de una mayor rentabilidad y la reducción de presupuestos asignados a la misma, como un riesgo inminente de incremento en los gastos y costos de operación.


Acerca de LOGYCA

LOGYCA es una entidad que trabaja por el crecimiento rentable y sostenible de las empresas de Colombia y la Región a través de la implementación integral de proyectos en la Cadena de Valor.

Esta organización reúne las mejores herramientas y talento de talla mundial para brindar a las compañías servicios integrales de Consultoría, Formación, Información & Analítica, Investigación y estándares a través del sistema mundial de identificación y comunicación, GS1.


 

{/accesstext}


Mejore su conocimiento, suscríbase a Zonalogística


 

 

Le podría interesar

 

 

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De Interes

Artículos de Interes

Índice de confianza comercial de septiembre subió 8,4%

De acuerdo con la Encuesta de Opinión empresarial, hecha por Fedesarrollo, el ICCO (Índice de Confianza Comercial) se ubicó en 22,2%, un alza considerable comparada con el mes anterior, demostrando que poco a poco, la estabilidad de la economía colombiana se va restaurando.