¿Cómo Desechar Correctamente las Baterías de los Montacargas?

408
579

¿Cómo Desechar Correctamente las Baterías de los Montacargas?


Carlos Olaya – Gerente General de Enertec Andina S.A.S. – se refiere a este importante tema que hace parte de las estrategias de control del impacto que tienen las operaciones logísticas en el ecosistema. El experto resalta los efectos nocivos que pueden desprenderse de una mala práctica a la hora de deshacerse de las baterías que ya no van  a ser utilizadas. 


A continuación presentamos las apreciaciones del Gerente de Enertec con respecto a un tema que es considerado de gran interés para el mundo logístico que cada vez está más preocupado por cuidar el medioambiente sin perder su operatividad. 

Zonalogística: ¿Cuál es el Efecto Contaminante que Produce el Manejo Inadecuado del Desecho de las Baterías de Montacargas?

Carlos Olaya: “Las baterías de plomo ácido – utilizadas en su mayoría para automóviles y montacargas – están compuestas básicamente de los siguientes materiales:

•Plástico (polietileno en su mayoría), placas internas de plomo y óxido de plomo y electrolito líquido, compuesto por un 35% de ácido sulfúrico y un 65% de agua.

•El plomo es un metal de gran movilidad y – debido a los procesos donde es quemado – pasa al aire, donde las partículas más grandes son precipitadas al suelo o al agua y las más pequeñas permanecen en la atmósfera movilizándose por grandes distancias. Parte del plomo que queda en el aire vuelve a la tierra cuando llueve; en este punto el simple contacto con los organismos basta para generar un envenenamiento y cuando los organismos sufren dicha intoxicación por plomo terminan contaminando a toda la cadena alimenticia y por ende al ser humano.

•El ácido sulfúrico – por su parte – afecta al medioambiente a causa principalmente de un derrame, acidificando las aguas y causando efectos muy graves sobre los medios acuáticos dulces. Esto altera toda la cadena alimenticia debido a que la mayoría de los organismos vivos son extremadamente sensibles a la acidificación. Por último contribuye a la formación de la lluvia ácida, ya que sus vapores se disuelven en el agua contenida en el aire y caen luego a la tierra mediante la lluvia produciendo cambios desfavorables en los ecosistemas.

Podemos resumir que las baterías de plomo ácido son elementos peligrosos, de mucho cuidado y que sus efectos son altamente contaminantes para el medio ambiente si no se tiene el adecuado manejo”.


 


Z.L.G.: ¿Cuál es la Forma Correcta de Desechar estas Baterías?


 

C.O.: “Por definición, las baterías de montacargas están diseñadas para ser desechadas una vez alcancen el 80% de su capacidad disponible; esto es algo que la mayoría de los usuarios ignora.

El uso de las mismas por debajo de esta capacidad – sumado a la falta de mantenimiento adecuado – genera daños a los equipos, mantenimientos correctivos peligrosos y potencialidad de explosiones. Es importante trabajar sobre el personal bajo la filosofía del mantenimiento preventivo y predictivo, de manera que se acierte sobre el momento justo de desechar una batería.

Al momento de realizar un desecho el reciclaje es la única opción viable. Existen pocas empresas con el permiso ambiental para hacer un desecho seguro de las baterías usadas. Dichas empresas deben generar certificados a sus clientes del aval en mención y sobre cada una de las baterías entregadas. 

Cabe resaltar que en ningún caso el propio usuario debe intentar desechar las baterías por sí mismo”.


 

Z.L.G.: ¿Existe Alguna Entidad que Capacite a las Empresas (Usuarias y Fabricantes de Baterías) en el Adecuado Desecho de estos Insumos? 


 

C.O.: “El Gobierno – a través del Ministerio y las Secretarías Distritales y Departamentales – tiene indicaciones especificas sobre la utilización, manejo, obligaciones y responsabilidades de los generadores de baterías usadas.

También los fabricantes e importadores tenemos también la capacidad y disposición de impartir las normas para la utilización de las mismas, a través de cartillas, manuales, capacitaciones, asesorías y consultorías”.


 

Z.L.G.: ¿Cuáles son los Principales Beneficios – Además de los Ambientales – que Sobrevienen al Desechar Adecuadamente las Baterías de los Montacargas? 


 

C.O.: “El principal beneficio es el de no generar mayores impactos negativos al medioambiente.

Creo importante en este punto, es decir el hacer énfasis en que cada uno de los actores de la cadena debe ayudar a compensar los efectos desfavorables sobre el ecosistema que ya se han generado por la sola fabricación de las baterías y que deben ser ejecutados en una serie de etapas previas a la disposición de las mismas. 

Hoy por hoy existen nuevas tecnologías que permiten al usuario minimizar la cantidad de baterías a la hora de la compra y extender su uso (vida útil) con el fin de ayudar a la huella verde y reducción del CO2 producido.

Tecnologías como la de recirculación de electrolito, la cual reduce hasta un 30% el consumo de KWh y un 70% de gasto en agua permiten a las empresas el ahorro de un 25% en sus inversiones; esto es una cantidad importante de reducción en el CO2 generado por las centrales termoeléctricas, tanto para la fabricación de las baterías como para la recarga de las mismas y equivale a la plantación de cientos de árboles.

Ser “verdes” no significa gastar más en equipos costosos y complejos. En muchos casos como en este significa incluso invertir menos y generar importantes ahorros económicos para la empresa, el país y el medioambiente”.


 

Z.L.G.: ¿Existen Estadísticas Relacionadas con el Impacto Ecológico que Tiene no Manipular Correctamente las Baterías que van a ser Desechadas? 


 

Este artículo continúa, por favor regístrese e inicie sesión para seguir disfrutando del contenido.|| 


 

C.O.: “Cada año se producen en el mundo un poco mas de 8 millones de toneladas de plomo, de las cuales 85% son destinadas a la producción de baterías y debido al mal manejo en países emergentes principalmente, es que la contaminación con plomo se considera uno de los 10 problemas mas grandes para el medioambiente.

El envenenamiento por plomo es más susceptible en la niñez y puede causar daños neurológicos permanentes. Es por eso que todas las estadísticas de salud apuntan a esta población. Hay pocas estadísticas en Colombia sobre el tema, donde sólo desde el 2011 se vienen adelantando proyectos regionales para la minimización de esta peligrosa actividad.

En los países emergentes – como lo es el caso colombiano – el reciclaje de baterías es un negocio altamente rentable, por lo que se encuentran gran cantidad de empresas informales que ponen en riesgo a sus empleados y al ecosistema. Los líderes de este triste ranking son la India, China y algunos países del África, pero en Colombia el caso lastimosamente no es distinto. 

Este año – en un hecho sin precedentes – el Gobierno de China cerró el 90% de las fábricas de baterías de plomo ácido, debido a que se encontraron más de 1100 niños con niveles altos de envenenamiento por este compuesto en los alrededores de dichas compañías.

Esto habla del potencial peligro de las baterías y por lo cual debemos tomar muy en serio su manejo dentro de las empresas, resaltando que son pocas las organizaciones que cuentan con centros de carga adecuados y con niveles de seguridad para sus empleados”.


Z.L.G.: ¿Existe Alguna Reglamentación al Respecto? 


 

C.O.: “Por supuesto que sí, de hecho existen una serie de obligaciones jurídicas para la disposición o el aprovechamiento de residuos peligrosos de los diferentes actores que pueden interactuar en la cadena de gestión: generadores, fabricantes, importadores, transportistas o receptores.

El Ministerio del Medioambiente estableció la Resolución 372 del 2009, por la cual se establecen los elementos que deben contener los “Planes de Gestión de Devolución de Productos Posconsumo de Baterías Usadas Plomo Ácido”; allí se consagra todo un tratado en la materia.

Además de lo anterior – en el evento en que se produzca un daño al ecosistema – el ordenamiento jurídico colombiano consagra la figura de la responsabilidad solidaria con la finalidad de lograr que exista un responsable y la efectiva reparación del daño. Las posibles responsabilidades de los actores en la cadena son:


 

  • Responsabilidad Civil. Consagrada en el Artículo 2341 del Código Civil Colombiano donde básicamente se consagra la obligación jurídica de resarcir patrimonialmente un daño causado al ambiente.
  • Responsabilidad Penal. Es la que se genera por la omisión de una conducta delictiva.
  • Responsabilidad Administrativa. Para imponer acciones y medidas preventivas en los términos de los Artículos 83 y siguientes de la Ley 99.

También existe el Decreto 4741 de 2005 que reglamenta la prevención y manejo de residuos o desechos peligrosos. Los productores o importadores de este tipo de artículos deben formular, presentar y ejecutar Planes de Gestión de Devolución de Productos Posconsumo.

Colombia posee una clara reglamentación sobre esta actividad pero el buen cumplimiento de la misma nace del hecho de que cada uno de los integrantes de la cadena cumpla con lo que le corresponde e incluso supere las normas en mención”. 

{/accesstext}


Mejore su conocimiento, suscríbase a Zonalogística


 

Comments are closed.