El Grupo Logístico TCC publicó su segundo informe sobre logística titulado “Optimización de Procesos en las Operaciones Logísticas”, en el que se destaca que el grueso de los costos logísticos del Colombia, de acuerdo con cálculos del Departamento Nacional de Planeación (DNP) se concentra en almacenamiento (46,5%) y transporte (35,2%). El documento destaca que lo referente a administrativos y servicio al cliente solamente conlleva 11,1% de los costos, y otros motivos representan 7,1% del total.

 
El documento señala que en relación con los fletes marítimos los costos son competitivos, pues los costos logísticos para un importador en Colombia que importe sus productos desde Shanghái China por el puerto de Buenaventura -que tiene un costo promedio de US$1.042- son equiparables a los de cualquier importador de la región en países como Ecuador, Perú, Chile y México, y que son inferiores a los costos para los importadores en Estados Unidos, pues desde Long Beach se calcula un costo de US$1.413 y de US$2.700 desde Nueva York.
 
Para el caso inverso, es decir, el costo del flete saliendo de los puertos de América con destino a Shanghái; se establece que, desde el puerto de Buenaventura en Colombia, tiene un costo de US$670, mientras que, desde Guayaquil en Ecuador o Manzanillo en México, el mismo tiene un costo de 835 y 845 dólares respectivamente.
 
En ese sentido, el estudio realizado por TCC destacó que Buenaventura, por su ubicación privilegiada en el océano Pacífico, ruta natural y directa de los buques, y por las favorables disposiciones legales y comerciales del país, ofrece precios sumamente competitivos en operaciones tanto de importaciones como de exportaciones.
 

Fletes terrestres

 
No obstante, al referirse a los costos de los fletes terrestres los precios resultan ser más elevados en Colombia que en otros países de la región, pues según destaca el informe «desde el puerto de Buenaventura a los dos centros principales de consumo que son Bogotá y Medellín, el costo del flete terrestre alcanza hasta US$1.200 y US$1.100 respectivamente, mientras que para ciudades como Callao (Perú) o San Antonio (Chile), llegan a US$200 y US$420 respectivamente».
 
Aún más elevados resultan si se hace alusión al puerto de Cartagena, ya que en ese caso el flete terrestre hacia Bogotá implica un costo de US$1.330 y a Medellín de US$1.240.
 
Esto se traduce en que una empresa ubicada en Bogotá o Medellín, deberá asumir mayores costos logísticos de abastecimiento de productos importados a los de otros países en las ciudades de referencia por cuenta del precio del flete terrestre, y a esto habría que sumarle posteriormente los costos logísticos de distribución y venta. Además, si la compañía pretende exportar estaría en desventaja con el resto de los países, debido a los elevados costos de traslado hacia los terminales portuarios.
 
A ello se suma los tiempos invertidos en los traslados, los tiempos de espera, carga y descarga, tiempos en tránsito y tiempos muertos, alcanzan hasta 30 horas, mientras que en países como Perú (23 horas desde Ayacucho), México (17 horas) o Chile (14 horas), estos tiempos son inferiores.
 
Además, considerando el tipo de ruta, las horas hábiles y las restricciones de horas de descanso por horas de conducción, en Colombia se generan unos tiempos muertos o de descanso en la ruta de entre 8 y 16 horas, mientras que en otros países como Chile (4 horas) y México (6 horas) son considerablemente menores.
 

Claves para optimización

 
En ese sentido, el grupo logístico aseguró que las claves para optimizar los tiempos y procesos se relacionan con la optimización de las redes de distribución, la disminución de los tiempos de ruta, en tiempos de cara y descarga y en tiempos de espera y tiempos muertos, así como en la necesidad de mejoras en tecnología y en capacidades compartidas de los agentes.
 
El presidente ejecutivo del Grupo Logístico TCC, Diego Fernando Mantilla expresó que «los costos de las operaciones logísticas son el centro del debate en la actualidad para los actores del comercio exterior en Colombia. La optimización en los tiempos de los procesos de la cadena logística representaría una importante reducción en estos costos y un aumento significativo en la productividad y la calidad del servicio”, aseguró.
 
**Tomado de mundomaritimo.cl en 
 
 
 
 
 
—