Manejo logístico de los materiales de la construcción

construction-1510561_1920
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Como en otros sectores, en el de la construcción es importante tener ciertos manejos definidos para los insumos y materiales que se utilizan en la edificación de los diferentes proyectos sin importar el tipo. De esta forma, el manejo logístico que se le dé, se convierte en un aspecto fundamental para garantizar el no caer en sobrecostos o ineficiencias.

Dentro del amplio espectro de materiales e insumos que son utilizados en el sector de la construcción, se identifican algunos que requieren de cuidados y manejos especiales con el fin de garantizar su conservación  y evitar pérdidas.

Al respecto, se cuentan entre las prácticas ideales en este tema, la planeación de la actividad de almacenamiento. Para eso, no solo es fundamental contar con un espacio propicio para guardar los insumos, sino también designar a una persona que lo maneje y se encargue de realizar la distribución.

En este punto la información es muy importante, pues se requiere saber con alto grado de confianza, con cuanto  stock de materiales se cuenta, para poder hacer la solicitud de pedidos y planear los avances de las obras.

Por lo general en muchas construcciones se opta por apartar un espacio para disponer de arena, bultos de cementos, varillas y herramientas, entre otros elementos; sin tener presente las condiciones climáticas.

Y aunque frecuentemente, los proveedores entregan información y hacen recomendaciones sobre el manejo que se le debe dar a estos recursos, es poca la aplicación que se le da. Además, se suma a esto, la relación que tiene esta actividad con las de manejo ambiental de las obras.

Se consideran como materiales de construcción aquellos productos pétreos que por lo general son explotados en minas y canteras. Se enumeran entre estos, concretos, morteros, pavimentos, varillas, materiales de arrastre como gravas, arenas, piedras, etc. y a continuación enunciaremos algunos de los manejos ideales durante las diferentes etapas:

Cargue y descargue

Se constituye en uno de los procesos más neurálgicos de toda obra, porque además de espacio, requiere de personal que coordine, cuando no descargue, los materiales a un punto determinado de la construcción.

Una de las recomendaciones que se da con frecuencia, es que se haga una humectación de los materiales que pudieran desprender polvo al ser cargados o descargados, como son la grava o las piedras.

Igualmente se pide en la mayoría de los casos que este tipo de materiales, transportados por lo común en volquetas, sea cubierto con lonas para evitar que durante su traslado pueda caer a las vías o afectar a personas.

Entre tanto, cuando se trata del ingreso de mezcladoras de cemento (mixer), también se exige que los operarios de los vehículos realicen una limpieza aunque sea superficial, del vehículo antes de salir de la obra, con el fin de que no arrastre residuos hacia las vías exteriores.

Una prohibición continua es que no se hagan mezclas de concreto directamente en el suelo sino sobre plataformas de metal o geotextiles que no permitan el contacto (esta recomendación también se extiende para los camiones cuando vacíen el concreto).

Almacenamiento

Cuando se trata de agregados, estos deben ser almacenados de forma temporal en bodegas o lugares de acopio que tengan una buena señalización y además deben ser cubiertos con lonas  o poliuretano para minimizar la probabilidad de que las partículas más pequeñas se vayan al aire o llegue a las fuentes de agua y las contamine.

Algunas normas alusivas al manejo de estos materiales en las ciudades, hablan de restricciones de altura para apilar estos insumos, de máximo dos metros.

Se menciona que cuando los materiales se distribuyan en sacos, como el cemento, deben ser almacenados en lugares que tengan buena ventilación, estén libres de humedad o posibilidad de que se mojen (aislados del suelo) generalmente puestos sobre plataformas de madera o pallets y que no se amontonen a alturas más allá de los 6 metros, para evitar accidentes.

Así mismo, una vez utilizadas, las bolsas o sacos deben ser guardados, en lo posible herméticamente, hasta que puedan ser desechadas de la forma correcta.

En el caso de los materiales prefabricados como son ladrillos o tubos, deben ser ubicados en lugares específicos en los que sea seguro y no interfieran con la movilidad de las personas que están en la obra, mientras que las varillas por ejemplo deben estar dispuestas sobre soportes para tal fin, y estar cubiertas, para que estén protegidas de la oxidación causada por las lluvias.

Como medida de seguridad se exige dotar varios puntos de la construcción con extintores, especialmente los almacenes o lugares de bodegaje de los materiales, para atender posibles incendios.

Adicionalmente, dependiendo del tipo de obra, en la que se puede usar según el caso otros insumos como químicos o explosivos (obras mayores) se tendrá que contar con una regulación mucho más estricta, que incluye primero que todo, personal capacitado que sea exclusivo para la administración y uso de estos elementos.

En definitiva, lo principal es que los materiales se agrupen según su naturaleza, empaque, tamaño o peso, para garantizar no solamente que no se caigan, sino también para facilitar su ubicación.

Si deben apilarse, lo ideal es que se ordenen de tal forma que se formen pasillos que den la opción de colocar o quitar piezas  de forma sencilla y con marcaciones.

La etapa de almacenamiento y la logística relacionada con los materiales es una de las más importantes ya que es precisamente en la que más daños por deterioro, pérdidas e incluso hurtos se da.

Para repeler esas situaciones, lo que se debe realizar entonces son revisiones periódicas para llevar un control de las existencias y tomar decisiones administrativas al respecto.

Igualmente se aconseja hacer una organización del almacén, en la que se lleve a cabo un etiquetado por cantidades de productos, que a su vez se acomoden en ciertas áreas para su fácil ubicación.

Dicha información se deberá cotejar con los registros de entrada y salida de materiales, que se alimentan con cada pedido.

En este tema del manejo de los materiales de construcción y los procesos alrededor de ellos, se ha vuelto igual de importante la coordinación que contar con los medios tecnológicos necesarios para recopilar y procesar la información, y es precisamente ese acceso a datos uno de los aspectos que más ha impulsado la introducción de modelos de manejo logístico en esta área económica.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
portada-youtube
Reproducir vídeo

Conferencias / Muestra Comercial / Networking

Bogotá | Hotel Cosmos 100 | Sep 19

Inscríbase

a la agenda académica

Llene este formulario para RECIBIR más información

Tiempo faltante:
Días
Horas
Minutos
Segundos
Abrir chat
¿Busca Mayor Información?
Powered by