La tecnología como soporte de la logística

Portada
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Así como la tecnología ha facilitado nuestra vida y ha tomado gran relevancia en nuestro día a día, el campo de la logística no es ajeno a estos cambios. Desde drones y robots, hasta vehículos autónomos, la tecnología se ha convertido en un factor determinante para la optimización de procesos, datos, personas y máquinas dentro de toda la cadena de suministro.

Por: Jhonatan Ortiz León

 

El incremento del uso de la tecnología en los diferentes procesos logísticos es cada vez mayor. Hoy es posible ver drones que ayudan en los repartos finales de paquetes en diferentes centros de distribución, vehículos que ya no necesitan de las personas, se mueven solos y ayudan a transportar carga a determinados lugares para su almacenamiento, además de diferentes tipos de software que están en la capacidad de conocer los hábitos de compra de los consumidores o de monitorear de cerca cualquier proceso en la cadena de suministro, etc.

Todos estos cambios tecnológicos e innovaciones en la logística son conocidas como Logística 4.0, un término que hace referencia a la interconexión, digitalización y optimización de procesos, datos, personas y máquinas dentro de toda la cadena de suministro, involucrando al transporte, el almacenaje, abastecimiento y distribución, entre otros.

Es más que claro que la implementación de nuevas tecnologías en todos estos procesos logísticos busca agilizar y facilitar la gestión de estos. El big data, IoT (Internet of Things), las impresiones en 3D, los robots colaborativos, drones o vehículos autónomos, son algunas de las tecnologías de la cadena de suministro que hacen parte de la Logística 4.0.

¿Cuál es el impacto de los drones en logística?

Aunque los drones se convirtieron en un aparato que revolucionó la fotografía, estos poco a poco han hecho su ingreso a la logística y han comenzado a favorecer algunos procesos en la cadena de abastecimiento, en especial los de distribución, en donde algunas empresas como Amazon y su Prime Air, han hecho entregas en áreas rurales de paquetes con un peso máximo de 2,6 kilos.

Otra empresa que en la actualidad realiza pilotos de distribución con drones es la compañía alemana de servicios postales DHL, que el pasado diciembre probó con éxito la entrega de paquetes con un dron. La prueba consistió en el envío de medicamentos desde una farmacia en Bonn, oeste de Alemania, a la sede central de la empresa. El vuelo duró dos minutos y recorrió cerca de un kilómetro sobre una zona deshabitada a una altura de 50 metros.

Asimismo, vale la pena recordar que el año pasado las autoridades de aviación civil de China otorgaron a una empresa de mensajería la primera licencia operativa para permitir entregas experimentales con drones. La licencia fue otorgada a una filial del principal servicio de mensajería de China, SF Express, y permite la operación comercial de entregas de drones en una zona piloto en el distrito de Nankang en la ciudad de Ganzhou, provincia de Jiangxi.

Sea cual sea el caso, la habilidad de recoger paquetes y entregarlos en un sitio en particular, poco a poco va cambiando y beneficiando los procesos logísticos, pues estamos comenzando a ser testigos de cómo se van enriqueciendo los servicios comerciales, pero sobre todo, las tareas en nuestra vida personal.

¿Qué papel juegan los robots en logística?

Al igual que los drones, los robots son un avance clave en tecnología dentro del ámbito de la logística. Desde robots de tamaño pequeño y mediano que transportan paquetes estándar, hasta robots de medida mayor e instruidos para operar completamente por sí solos entregando paquetes más pesados, los cuales son capaces de funcionar las 24 horas del día, convierten a los robots en una de las herramientas más importantes para una eficaz y eficiente administración logística.

Por ejemplo, Ocado, la mayor cadena de venta de alimentación online en el Reino Unido, está convirtiéndose en la empresa más tecnológica y avanzada en este país, gracias a la utilización de sistemas robotizados en su planta principal en Hatfield, sur de Inglaterra. Este retail recibe más de un millón de pedidos semanales, los cuales son gestionados a través de tres centros logísticos, en donde los constantes desarrollos tecnológicos están en la capacidad de procesar los pedidos de forma más rápida y rentable.

La planta principal de Hatfield ocupa cinco plantas, cuenta con una compleja red de transportadores que es capaz de gestionar el 40% de todos los pedidos de Ocado. Gracias a esto, más de 1.000 cajas pueden estar circulando por esta a la vez hasta los puestos de picking en donde los operarios humanos son guiados casi que de manera automática a cada pedido.

Otro ejemplo es el de Amazon. En las instalaciones del centro logístico de este gigante del E-Commerce en Mánchester, Inglaterra, ya no hay pasillos, pues en lugar de que los operarios sean los que recorran este centro con sus montacargas recopilando los pedidos de los clientes, Amazon le ha apostado por rediseñar sus almacenes e introducir robots capaces de levantar las estanterías y transportarlas por el almacén, algo que ha permitido ampliar en un 50% el espacio destinado para almacenar productos.

Estos robots están en la capacidad de mover 1.300 kilos a una velocidad de 1,7 metros por segundo. Las máquinas o drives, como son conocidos al interior de Amazon, diseñan sus rutas en función de la urgencia del pedido, la disponibilidad del producto y su ubicación en el centro, reduciendo los traslados de los empleados y haciendo más eficiente toda la cadena logística.

Uno de los líderes mundiales en el campo de la robótica es Japón. En este país se han desarrollado robots cocineros, músicos, enfermeros e incluso cirujanos y ya no es raro encontrarse con robots recepcionistas que saludan a las personas en las entradas de los almacenes comerciales; también es posible ver cómo un robot chef prepara un plato de comida en menos de dos minutos. No en vano, el 30% de los robots comerciales del mundo se encuentran en Japón.

La importancia de los vehículos autónomos en logística

Si bien los drones y los robots poco a poco se han hecho un espacio en la logística, los vehículos autónomos se han consolidado más en este campo, ya que los vehículos sin conductor comparten con los robots la ventaja de operar en horas en las que un trabajador normal no podría hacerlo, lo que se traduce en un aumento de tiempo de cualquier proceso logístico.

Empresas como Toyota, Honda, Google, Volvo, Ford, Tesla y Uber, han venido anunciando hace unos años lanzamientos de autos que podrían manejarse prácticamente por microcomputadoras. De hecho, empresas como Domino’s Pizza ha realizado pilotos de mercado para analizar la reacción de los consumidores al recibir sus pedidos en vehículos autónomos.

Pero esta revolución también ha alcanzado al transporte de carga. Hace tres años la empresa dedicada a la industria del automóvil, Daimler, obtuvo un permiso para hacer circular su primer tractor sin conductor en Nevada, Estados Unidos. Asimismo, en OttoMotto LLC han estado trabajando desde el 2016 para desarrollar camiones autónomos y en octubre de ese mismo año la compañía logró de manera exitosa conducir un camión de manera autónoma, desde Colorado Springs hasta Fort Collins, es decir 220 kilómetros.

No cabe duda de que la fabricación de vehículos autónomos y eléctricos aumentará notablemente en los próximos 10 años, lo que significa que habrá que volver a replantear la logística para adaptarlos a la cadena de suministro de manera exitosa, lo que implica que estén conectados con redes 5G, pero sobre todo que estén al servicio de cualquier consumidor, en cualquier lugar del mundo, así como a cualquier día y hora.

La tecnología, el E-Commerce y la logística

Actualmente el mundo vive una revolución en cuanto a comercio electrónico se refiere. Los grandes avances tecnológicos y la facilidad en la que los consumidores pueden hacer compras, escoger cuándo realizarlas y la manera en cómo hacerlas, ha traído grandes cambios en las costumbres de los compradores.

Precisamente en el comercio electrónico es en donde se pueden observar los ejemplos más claros de los avances en la cadena logística. Estamos accediendo a una nueva manera de hacer negocios, a una nueva manera de comprar y hacer transacciones de comercio, en donde la velocidad de la transacción completa (hasta que se entrega un bien o servicio) es el factor diferenciador que todos buscan.

Todo lo que esté relacionado con inmediatez y entregas rápidas, ha transformado el escenario y ha presionado a que se rompan las barreras entre lo digital y lo físico, desencadenando así en compradores impacientes, que quieren todo para ya, y a los que les importa más la velocidad en la que reciben el producto que el mismo el precio.

 

Esto claramente nos explica por qué muchas empresas que hacen parte de este mercado realizan entregas de sus productos durante el mismo día y en ocasiones, una o dos horas luego de la compra.

 

Por ejemplo, en países como Estados Unidos, los almacenes urbanos se han vuelto muy populares y las prácticas del Click and Collect (compre y recoja en tienda) o Pop-Up Stores (tiendas temporales de recogida), han acortado los tiempos de entrega mediante la contratación de nuevos e innovadores procesos de logística interna, flotas repartidoras e incluso el uso de algoritmos y big data, para pronosticar tendencias o comportamientos del consumidor y así poder anticiparse a estos.

 

El consumidor actual obligó a las marcas a reinventar los procesos de compra y a fomentar la personalización de la información que recibe del producto. Esto significa una única cosa: hay que ver y entender al E-Commerce como un gran reto para la cadena de suministro.

 

El big data y el Internet de las Cosas

 

El big data es uno de los conceptos que es muy usado dentro de la Logística 4.0. Este se refiere al tratamiento masivo de datos y es bastante obvio que tiene una gran incidencia en la cadena de suministro. Gracias al big data se pueden conocer las preferencias y gustos de los clientes, desencadenando que este conocimiento exhaustivo se haya trasladado a la cadena de suministro y por esto hoy se priorice más el servicio al cliente respecto a la producción.

 

En un mundo globalizado como el que vivimos, en el que los clientes se han vuelto mucho más exigentes, en especial porque están en la capacidad de conocer más allá sobre sus productos, tomó gran relevancia conocer a fondo el consumidor final y así poder adaptar de la mejor manera de la forma en la que se produce y se distribuyen las mercancías.

 

Acá, gracias al Internet de las Cosas (IoT) podemos conocer en tiempo real el estado de las mercancías, hacer uso de diferentes sistemas de geolocalización, así como el seguimiento a sensores de temperatura, entre otros miles de ejemplos más. El IoT les ofrece la posibilidad a las organizaciones de controlar y responder ante todos los riesgos asociados a la cadena de suministro.

 

Para concluir

La tecnología juega un papel crucial dentro de los procesos logísticos actuales ya que ha abierto las puertas a servicios nuevos y avanzados, que han hecho que la cadena de suministro sea mucho más eficiente y en el que la digitalización de la industria es el elemento de transformación clave dentro de la Logística 4.0

De igual forma, aunque la Logística 4.0 busque la digitalización genérica del sector, la sostenibilidad juega un papel bastante fundamental y necesario dentro de cualquier tipo de empresa, en especial porque se ha creado conciencia ambiental y estas van encaminadas a tomar modelos cada vez más sostenibles y respetuosos con el entorno.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *