Factores de riesgo en el transporte intermodal de mercancías

transporte intermodal de mercancías en portacontenedor

Los sistemas de transporte intermodal de mercancías son mucho más complejos que los sistemas unimodales y multimodales debido al número de partes que interactúan. Además, implica contar con una  infraestructura y procesos logísticos de transferencia modal, que en caso de una mala planificación y coordinación aumentan la vulnerabilidad de la cadena.

Las cadenas globales de suministro eficientes y seguras contribuyen a la mejora de la competitividad de los productos comercializados al reducir sus costos y el tiempo de entrega.  Para esto también es necesario garantizar la integración con los sistemas de transporte que generalmente se logra con el transporte intermodal.

El principal desafío para el  transporte intermodal de mercancías es aumentar su eficiencia teniendo en cuenta los problemas que generan los riesgos asociados. Por su naturaleza, el transporte intermodal de mercancías es más complejo que el transporte unimodal y que el multimodal. Esto se debe al uso de más formas de transporte, que son generalmente controladas por un mayor número de diferentes participantes.  Precisamente, esto demanda procesos más robustos y relaciones mutuas de los participantes en la cadena intermodal de transporte.

El riesgo del transporte intermodal de mercancías se define como la exposición a eventos que tienen un efecto adverso en la capacidad operativa de la cadena intermodal. Por eso, tanto el remitente como el transportista deben desarrollar una perfecta sincronía de sus desafíos para mover la carga de manera rápida y segura. 

Pérdidas

La pérdida de mercancías no se limita a los delincuentes que roban embarques completos. La pérdida incluye cualquier tipo de acción o negligencia que lleve a que la mercancía no llegue al consignatario.

Esto incluye:

  • Robo de artículos de una estiba por parte de estibadores y operadores de equipos y/o por el personal administrativo alterando las existencias reales de las mercancías.
  • Arrojar todo o parte de la carga por la borda si es necesario salvar la tripulación. Lo anterior, debido a peligros ocasionados por el clima extremo, encallamiento, incendio o naufragio en el buque.
  • La piratería y el secuestro implican pérdidas financieras para las organizaciones y a menudo ponen en riesgo a las tripulaciones.

Te puede interesar: Crisis logística ha influido en el aumento de robo de mercancías

Daños

El daño a la mercancía es un peligro potencial y es un riesgo muy costoso, que surge cada vez que un embarque es manejado inadecuadamente. Los riesgos de daños incluyen:

  • La falta de atención, negligencia y la falta de personal capacitado contribuyen a este tipo de riesgo. Mercancías dañadas pueden necesitar ser reparadas o seleccionadas para recuperar algún valor o descartarlas de manera definitiva, incurriendo en una pérdida total. El costo del embarque, el proceso del reclamo y el reemplazo de la mercancía se suman al impacto financiero del daño.
  • Maniobrabilidad deficiente de las Unidades de Transporte Intermodal (en adelante, UTI) o contenedores ISO Intermodales.No tener cuidado al mover las mercancías dentro o fuera del equipo de maniobrabilidad aumenta el riesgo de daños.
  • Las mercancías durante su desplazamiento en la UTI son susceptibles a sufrir daños por impactos, caídas, etc, si la carga y la UTI no está correctamente asegurada.

Contaminación

Un riesgo particular para los alimentos y productos farmacéuticos es la posibilidad de contaminarse mientras están en ruta desde el origen hasta el destino. El consignatario podrá rechazar una entrega de bienes si existe evidencia de una posible adulteración. El riesgo de contaminación del producto aumenta proporcionalmente con la distancia del viaje y el tiempo de tránsito. Cuanto más tiempo estén las mercancías fuera del control directo del consignatario, mayores oportunidades existirán para que surjan problemas de contaminación provocada por el hombre. Los principales riesgos de contaminación de las mercancías incluyen:

  • Falla en el control del microclima al interior del contenedor ISO intermodal. Mercancías sensibles al medio ambiente como frutas, mariscos, vacunas, y productos químicos requieren ser transportadas dentro de un rango estricto de temperatura o humedad. No proporcionar un clima estable dentro de la UTI durante el tránsito resultará en la degradación del producto, deterioro o contaminación.
  • Inadecuada maniobrabilidad de la mercancía. La contaminación deliberada de los productos después de haber sido fabricados es un riesgo remoto, pero potencialmente devastador. Dada la amenaza de demandas y el daño de la imagen de la organización, el solo indicio de maniobrabilidad puede requerir un esfuerzo costoso. Esto implica retirar las mercancías de los estantes de las tiendas, reabastecer la cadena de suministro y reconstruir la confianza del consumidor.
  • Exposición a contaminantes. El riesgo de que la carga entre en contacto con sustancias indeseables ocurre cuando diferentes tipos de cargas se mezclan en un solo envío. De igual forma, surgen problemas de contaminación si la UTI se utiliza para mover diferentes productos en viajes consecutivos.
  • Contaminación fitosanitaria. La Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF) ha confirmado que los contenedores marítimos con carga propagan plagas y enfermedades. 

Retrasos

Nada más frustrante que la entrega tardía de un envío urgente. Si un envío crítico se retrasa, incluso por unas pocas horas, existe la posibilidad de que las líneas de producción se detengan. El costo de la pérdida de la productividad puede ser de decenas de miles de dólares.

Existen numerosos riesgos que generan retrasos en las entregas. Algunos peligros inherentes al transporte son el resultado de decisiones estratégicas críticas como el abastecimiento de productos con proveedores del lejano oriente. Esta estrategia aumenta significativamente la complejidad y la distancia de la cadena intermodal de transporte, ampliando la posibilidad de retraso en las entregas. Otros riesgos fuera del control del consignatario tienen impacto potencial en los tiempos de entrega, estos incluyen:

  • Congestión vial. Los camiones, trenes, instalaciones portuarias, UTIs, entre otros,  impiden el flujo vial y crean cuellos de botella en la cadena intermodal de transporte. Mientras el equipo permanece inactivo en el tráfico y las velocidades promedio disminuyen, el combustible se desperdicia y colapsan los plazos de entrega. Los puertos marítimos también luchan con la congestión creada por los mega-portacontenedores en temporada alta y por el arribo tardío de los buques a los puertos.
  • Eventos climáticos extremos. A medida que las condiciones meteorológicas se deterioran, se vuelve más desafiante mantener un cronograma preciso de entregas. Empresas ubicadas en zonas climáticas peligrosas deben tener en cuenta estos problemas incontrolables en la planificación del movimiento de carga.
  • Mal funcionamiento de los equipos. Las averías mecánicas de los vehículos de distribución pueden provocar que las mercancías queden varadas en el camino. Asimismo, problemas con los equipos de maniobrabilidad en los puertos pueden retrasar los envíos más allá de los tiempos de entrega programados.

También puedes leer: Se espera efecto latigazo en el transporte marítimo mundial

Interrupciones

Toda una variedad de riesgos acompañan el transporte de mercancías, la mayoría de ellos por la mala ejecución e ineficacia de las operaciones logísticas diarias. Sin embargo, son las disputas fronterizas, el cierre sanitario de fronteras y las huelgas portuarias quienes detienen, de manera monumental, las operaciones logísticas de transporte. El costo de tales interrupciones es alto y se prolonga de manera crítica con el tiempo de recuperación.

Aunque no ocurren con frecuencia, estos problemas a menudo quedan fuera del control del consignatario. Ejemplos recientes de disrupciones de la cadena intermodal de transporte incluyen:

  • Cierre sanitario de fronteras. La pandemia de Covid-19 creó una enorme disrupción global que  impactó la red mundial de suministro. Se estima que entre las 1.000 compañías incluidas en la lista Fortune 2020, el 94% de ellas fueron afectadas negativamente por el Covid-19.
  • Bloqueo. El mega-portacontenedores Ever Given encalló en diagonal en la sección sur del canal de Suez bloqueando una de las vías marítimas más transitadas del mundo. Las pérdidas diarias que se registraron fueron de USD$ 10.000.000.000 por día, bloqueando el 10% del comercio global. 
  • Falta de capacidad. En épocas de máxima demanda la capacidad del transporte llega al punto en que los transportistas no pueden proporcionar suficientes equipos y operadores para cubrirla. Las empresas de transporte tienden a aumentar las tarifas del flete y/o aplicar recargos de temporada alta. Asimismo, existe  riesgo de fallas en la calidad del servicio debido a la congestión de las instalaciones, escasez de equipos y  falta de operadores.

Te puede interesar: Crisis de contenedores obliga a buscar nuevos proveedores fuera de Asia 

Inseguridad

Las organizaciones de transporte perfeccionan, de manera continua, sus políticas y medidas para proteger la carga en tránsito. Los repetidos fracasos en temas de seguridad en el transporte de mercancías demandan  inspecciones que requieren de tiempo y costosas contramedidas. Los delincuentes conspiran de manera continua con el objeto de explotar las fallas de los sistemas de seguridad y, en efecto, la vulnerabilidad de este. Entre los puntos más comunes que ataca la delincuencia se tienen:

  • Procesos de seguridad laxos. La seguridad y la resiliencia de la cadena de suministro no son opcionales; estas deben integrarse en las operaciones del transporte de mercancías. Las empresas deben identificar sus posibles vulnerabilidades de seguridad y desarrollar adecuadas estrategias de defensa.
  • Instalaciones de transferencia no protegidas. Algunas empresas de transporte no cumplen con requerimientos mínimos como cerrar puertas, cercar instalaciones o contar con circuito cerrado de televisión para  controlar el acceso.  La facilidad de entrada y acceso a las instalaciones promueve el robo de productos y la contaminación deliberada (esconder narcóticos en un contenedor de carga).
  • Fallas de control en los envíos. La visibilidad de la carga y el control de acceso son las claves para proteger de daños las mercancías en tránsito. Cuando la carga no está debidamente controlada, aumentan los riesgos de seguridad y las oportunidades de interrupción. Por ejemplo, sin supervisión los contenedores de carga abiertos proporcionan escondites para los polizones que intentan entrar ilegalmente en un país. Los polizones pueden contaminar el contenido del contenedor y causar inconvenientes legales para las autoridades.

Conclusiones

Aunque se han identificado seis categorías de riesgo y discutido 20 riesgos específicos, los peligros de la cadena intermodal de transporte son muchos y variados. 

La gestión de riesgos es parte integral de la gestión eficaz del transporte de mercancías, lo que permite la mejora continua del rendimiento al interior de la organización. Este proceso implica identificar el riesgo, sus causas y efectos con el objetivo de gestionar, reducir o eliminar amenazas en la cadena intermodal de mercancías. 

El primer paso para gestionar eficazmente los riesgos del transporte intermodal de mercancías es descubrir, definir, documentar y comunicar los riesgos antes de que se conviertan en problemas. El objetivo de identificar los riesgos es reconocer, como sea posible, la mayor cantidad de riesgos de interrupción del transporte.

Alexander Eslava Sarmiento

Consultor Portuario – Especialista en Logística Internacional

Comparte esta publicación