Europa comienza a decirle adiós a los vehículos diésel

Portada
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La alarmante cifra de dióxido de nitrógeno (NO2), que incluso llegó a superar los límites máximos de este componente químico contaminante en varios países, llevó a que la Comisión Europea de Medio Ambiente tomara cartas en el asunto y empezara a presionar a países de la Unión Europea para que restringieran la circulación de vehículos que funcionan con diésel.

Luego de que se conocieran los efectos contaminantes del diésel, son muchos los gobiernos de países europeos que han empezado a tomar medidas y a crear nuevas leyes para prohibir la circulación de vehículos que funcionan con combustibles fósiles.

Y no es para más, de acuerdo con la Agencia Europea del Medio Ambiente, en 2018 hubo un aumento del dióxido de nitrógeno (NO2), alcanzando los 119 gramos por kilómetro y superando el promedio permitido para los vehículos diésel el cual está fijado en 118,5 gramos por kilómetros, creciendo 0,4% más que en la última medición hecha en 2017.

¿Qué efectos tiene el NO2 en la salud humana?

Cuando las personas respiran este componente químico, las mayores afectaciones las reciben las células pulmonares, desencadenando algún tipo de EPOC que eventualmente podrían terminar en la muerte.

Además, también puede generar quemaduras en la piel, los ojos y en los tejidos de la garganta, sin mencionar los efectos en el medio ambiente, los cuales contribuye al calentamiento global.

Cabe precisar que el informe anual sobre polución de la Agencia Europea del Medio Ambiente, se menciona que en la Unión Europea más de 600.000 personas mueren de manera prematura por culpa de la contaminación.

Además, este informe revela que el 90 % de la población urbana de la Unión Europea está expuesta a concentraciones de contaminantes atmosféricos a niveles altos. No en vano, se calcula que las partículas provenientes de los vehículos diésel y que están presentes en la atmósfera, reducen la esperanza de vida en la Unión Europea 9 meses.

Prohibir vehículos diésel, una medida para combatir esta problemática

Alemania, España, República Checa, Francia, Italia, Hungría, Rumanía, Eslovaquia y Reino Unido, son algunos de los países que superaron los límites de contaminación y a los que les exigieron tomar acciones en contra de esta problemática.

En tal virtud, el pasado 3 de octubre, el Parlamento Europeo aprobó un borrador inicial de una ley que pretende que la reducción de las emisiones de CO2, en especial las del dióxido de nitrógeno(NO2), para que se reduzcan un 40% entre 2021 y 2030. De hecho, se pide que la cuota de vehículos eléctricos e híbridos sea del 35% y se comience a prohibir la circulación de vehículos que funcionan con diésel.

En España, más exactamente en Barcelona, el proyecto es bastante ambicioso, ya que desde el próximo año se les prohibirá a los vehículos sin etiquetado medioambiental la circulación por la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona (ZBE).

Esto significa que vehículos de gasolina antes del 2000 y diésel previos al 2006, no podrán transitar por la ciudad catalana y su entorno en días laborables entre las 7:00 a.m. y las 8:00 p.m.

Además, se busca que desde 2025 este tipo de vehículos no circulen por el área metropolitana de Barcelona.

Asimismo, en España están trabajando en un proyecto para prohibir la circulación de los vehículos movidos por combustibles fósiles en 2050 y la venta de automóviles nuevos diésel y gasolina en 2040.

Francia, el único país que tiene una ley para “descarbonizar el transporte terrestre”

En junio de este año, Francia se convirtió en el único país que ha sacado adelante una ley que prohibirá la venta de vehículos que utilicen combustibles fósiles a partir de 2040, además de sacarlos de circulación en 2050.

Hay que recordar que desde el 1 de julio los vehículos diésel anteriores al 2000 no pueden circular por la Metrópolis del Gran París, un área en la que viven 7,2 millones de personas.

Además de París, en Francia existen otros 32 espacios restringidos a la circulación, donde las multas por incumplir las normas van desde los 68 hasta los 375 euros.

¿Y el resto de la Unión Europea?

En Austria falta muy poco para aprobar un proyecto que busca que en 2020 se restrinja la circulación de vehículos que utilicen combustibles fósiles.

Noruega está trabajando en la prohibición de los combustibles fósiles a partir de 2025 y busca que los vehículos eléctricos penetren más en este país. Dinamarca, espera hacer lo mismo en 2030, al igual que Irlanda, Países Bajos o Suecia, a excepción de Escocia que espera hacerlo en 2032.

Por su parte, Reino Unido espera hacerlo en 2040, aunque allí hay serias restricciones a vehículos diésel, especialmente en Londres, en donde hay costosos peajes para acceder al centro de la ciudad, además del cumplimiento de algunas condiciones ambientales para entrar a las calles más céntricas.

En Alemania aún no existe una fecha programada para prohibir la venta o circulación de vehículos diésel, pero sí hay restricciones a la circulación a estos vehículos en 62 ciudades.

En Suecia, especialmente en Estocolmo, se aprobó un proyecto que empezará a regir desde el 1 de enero de 2020, en donde se establece que solo podrán circular por el centro de la ciudad los vehículos Euro 5 y 6 con menos de ocho años de antigüedad.

Por último, en países como Dinamarca y República Checa, existen serias restricciones de movilidad a vehículos contaminantes. Además, buscan plantear planes más duros que amplíen las normas ya establecidas.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email