A dos años de la adjudicación del contrato de estudios y diseños de mejoramiento para la infraestructura y navegación del canal de acceso al Puerto de Barranquilla aún no es una realidad y el proceso de ejecución ha estado rodeado de incertidumbre, dudas, prórrogas al tiempo de entrega y adiciones al presupuesto inicial, que estuvo pactado en US$1,3 millones, con un plazo de entrega de seis meses.
 
Cabe recordar que en julio de 2017 el Instituto Nacional de Vías, Invías, adjudicó el contrato, al Consorcio Estudio Canal de Barranquilla, integrado por Inypsa Colombia S.A.S., con una participación del 60%; Weg Ingeniería S.A.S., con el 20%; Ingeproyect Ltda., con un 10% y Ciar Quelet S.A.S. también con 10%.
 
Consultado al respecto Invías informó que -a la fecha- soportado en los inconvenientes técnicos, el contrato ha requerido de 5 prórrogas y de dos adiciones presupuestales que suman US$576.776.
 
En ese sentido, y de acuerdo con las obligaciones contractuales, no se ha configurado una situación de incumplimiento y las ampliaciones del plazo han sido “debidamente justificadas”.
 
Sin embargo, advirtió que como entidad gestionan el proyecto con la “prioridad” que representa para Cormagdalena estos diseños y presupuestos, por lo que aseguran que han realizado entregas parciales de avance de los estudios a dicha entidad.
 
“Esperamos tener resuelto el estudio técnico este mes para su consideración en la APP del río Magdalena”, aseguró Invías.
 
Asimismo, aclaró que, a la fecha, el contratista no ha sido sujeto de procesos sancionatorios como consecuencia de incumplimientos en el contrato.
 

Observaciones

 
Mientras que expertos del gremio portuario, señalan que tanto las prórrogas como las adiciones al presupuesto llevan a pensar en que existieron imprecisiones al momento de la elaboración de los pliegos para el proceso, que estuvo lleno de observaciones de los escenarios planteados por Invías, que en ese entonces estaba bajo la dirección de Carlos García Montes.
 
Ello se puede apreciar desde cuando se publicaron los pliegos de la licitación y los interesados en quedarse con el contrato realizaron 15 observaciones al proceso. Llama la atención que al menos 7 de los proponentes solicitaron a Invías ampliar el plazo de la entrega de la oferta, por lo menos un mes más. Otros cuatro proponentes, por su parte, pidieron que el plazo del contrato estuviese por encima de los 12 meses.
 
Curiosamente la observación número 2, realizada por Walter García, quien oficiaba como gerente de WEG Ingeniería S.A.S., firma que integra el Consorcio que posteriormente se ganó el contrato para le ejecución del estudio, advirtió que el plazo solicitado para la entrega del mismo era “demasiado bajo”, y que éste requería mínimo 20 meses para su ejecución.
 
En su momento García quien posteriormente pasaría a ser el representante del Consorcio que se ganó la licitación, advirtió que “no hay ninguna forma que un estudio de este tipo se pueda ejecutar en 6 meses, por más que se abran varios frentes de trabajo, o se adelanten actividades simultáneas, no hay forma, hay muchas actividades que no dependen de los consultores de este proyecto, sino de otras entidades del Estado que tienen su propia dinámica”.
 

Diversos retos

 
Por su parte, Invías aseguró que se han identificado varios retos o incertidumbres técnicas que debían resolver para la conformación de las delineaciones y ejecución de los diseños, y que han tomado un tiempo “adicional y necesario” para su resolución.
 
Uno de ellos se relaciona con el análisis de depuración de la información de la Estación de Calamar, que demostró inconsistencia entre la información de Calamar y la medida en Barranquilla. Otro de los retos ha sido el comportamiento hidrológico del río durante el desarrollo de la consultoría y en cuanto a lo que se relaciona con el desarrollo de la Modelación Costera, se requirió, además de los datos tomados en campo, la información que toma la Dirección General Marítima en la boya de mar y que estos no fueron suministrados hasta junio de 2018.
 
“Además de la fecha de entrega, fue necesario desplazar un equipo de la consultoría para realizar la valoración de los datos entregados con los técnicos de La Dimar”, detalló.
 
Asimismo, Invías afirmó que la complejidad del estudio ha requerido que se introdujeran alcances adicionales a los que inicialmente se habían presupuestado. En lo que respecta a la interferencia entre la Isla Rondón y la estabilidad del puente en construcción y estabilidad del canal, está en entredicho la erosión permanente de la ínsula. “Se solicitó el estudio detallado y el diseño de las obras que permitan estabilizar la Isla y de ser posible lograr su recrecimiento, estarían disponibles este mes de julio de 2019”, indicó.