El impacto de la “gig economy” en el sector logístico

Letra capital
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
La tendencia “gig economy” o economía de los empleos de corta duración, se basa en un modelo de trabajos por proyectos esporádicos que están fuertemente relacionados con áreas de la tecnología. Esto ha llevado a que cada vez más las personas realicen uno o varios trabajos a la vez.

Por: María Eugenia Jaramillo Tobón

Consultora en Gestión del Talento

 

De hecho, esta fuerza de trabajo alternativa o contingente es cada vez más solicitada por las empresas de base tecnológica. Los empleados “gig”, generalmente pertenecen a la generación millennials y aportan su conocimiento a las compañías por horas o días, sin que medie un contrato y sin una formalización laboral.

Aunque esta modalidad puede dar la idea a los jóvenes “gig”, de que son autónomos y pueden manejar su tiempo, en realidad se está convirtiendo en una fuerza de trabajo no formal. Se trata de un modelo muy utilizado por las startups que utilizan trabajadores freelance con el objetivo de realizar intercambio de conocimiento.

Sin embargo, muchos de los trabajadores “gig”, no saben cómo gestionar esta nueva modalidad y se ven enfrentados a largas jornadas, dificultades para negociar buenos salarios y poco reconocimiento a su aporte en las compañías para las cuales trabajan.

Esta modalidad de empleo es el nuevo reto al que se enfrentan empresarios, gobierno, academia y la nueva generación de empleados. Una nueva forma de trabajo que debe ser evaluada de cara a la empleabilidad y a las posibilidades de formalización laboral.

En el futuro tu jefe puede ser un algoritmo

En el siglo XIX fueron determinantes las formas de trabajo que impulsaron el capitalismo enfocado en la reducción de costos y la implementación del trabajo en serie. Las plantas debían contratar varios turnos de operarios para aprovechar al máximo la capacidad de las máquinas. Hoy nos enfrentamos a una nueva revolución basada en las máquinas con inteligencia artificial.

En este momento no es necesario tener a una persona administrando a la máquina para controlar la producción, un computador se encarga de mantener ajustada la producción acorde a la demanda sin requerir mayor intervención de los humanos.

En Colombia tenemos el sistema quirúrgico Davinci, un robot que se dedica a realizar intervenciones quirúrgicas de alta complejidad; en China un robot periodista da las noticias en la cadena CNET; Sophia es el primer robot que recibe cédula de ciudadanía; en tokio un robot es fuerte candidato a las elecciones de alcalde y promete acabar con la corrupción.

Los médicos, los operarios, los periodistas, los políticos y todos los que estamos en el mercado laboral tendremos que empezar a reinventarnos y aprender nuevas competencias laborales para competir en un entorno cada vez más desafiante.

Cada cambio de época ha traído consigo evolución, retos de aprendizaje y adaptación del ser humano a las nuevas formas de trabajo. La época rural abrió el paso a la industria manufacturera, luego llegaron las computadoras y empezó la era del conocimiento, ahora nos enfrentamos a la nueva revolución industrial dominada por la inteligencia artificial. 

¿La Industria 4.0 tendrá impacto en el empleo?

El mercado laboral se ha visto fuertemente impactado por las nuevas tecnologías, protagonistas de los grandes cambios empresariales que se están presentando cada vez con mayor frecuencia. 

Gracias a la innovación constante en la industria tecnológica, lo que hoy es la novedad tiende a volverse obsoleto en pocos meses, dando paso a nuevas formas de hacer las cosas. A este constante cambio impulsado por la tecnología y que tiene por objetivo la transformación digital de los modelos de negocio lo llamamos la Cuarta Revolución Industrial.

La gran pregunta que se genera es: ¿Esta nueva revolución industrial generará más puestos de trabajo o, por el contrario, se verá afectada la empleabilidad? Hemos sido testigos el último siglo de muchos cambios que han afectado las formas de trabajo. Es así, como en el último siglo han desaparecido cientos de trabajos que en su época fueron populares y representaban el sustento económico de la sociedad.

Muchos de estos trabajos fueron reemplazados por la implementación de nuevas tecnologías, las cuales en algunos casos generan un nuevo empleo especializado, pero en muchos otros, la máquina reemplaza totalmente al operador del cargo.

Existen múltiples ejemplos en donde vemos que el cargo es totalmente reemplazado por la máquina, uno de ellos puede ser el de ascensorista, que fue reemplazado por los ascensores inteligentes y autónomos. Muchas son las profesiones que han desaparecido y millones de profesionales en todo el mundo han tenido que reinventarse para no quedarse atrás en el terreno laboral.

Pero podemos decir que no estamos viviendo un momento único en la historia de la humanidad, podemos decir que estamos asistiendo a otra fase del desarrollo humano la cual debe ser aprovechada y entendida como una oportunidad de aprendizaje y crecimiento.

El reto principal consiste en aprender a utilizar la tecnología como aliada para hacer las cosas de una forma más fácil y eficiente, lograr que la tecnología esté al servicio del hombre y no el hombre esclavizado de la tecnología. Por otro lado, y si vemos la situación desde otra cara de la moneda, podemos decir que a la par también se han creado miles de nuevos trabajos especializados, producto de los desarrollos tecnológicos que están emergiendo. 

Cada vez más el desarrollo laboral estará enfocado en el sector de los servicios y menos al área de la manufactura básica. “Los empleos que requieren creatividad e inteligencia social, no tienen que temer a los robots”. En esos ámbitos los humanos “tenemos una ventaja competitiva”.

Los cambios que se presentarán durante los próximos años, no darán espera a que ingresen los profesionales que se están preparando actualmente en las universidades, porque para transformar las compañías se requiere el conocimiento de la industria y del negocio que se está transformando, por lo tanto, las compañías deberán invertir en preparar al talento que tiene dentro para conjugar el conocimiento del negocio con las nuevas tendencias digitales.

La Industria 4.0 ha llegado para quedarse. No es una moda empresarial, es una nueva forma de entender los negocios y la economía. Se espera que esta nueva revolución industrial transforme el mercado laboral, creando nuevos negocios y puestos de trabajo, así que la empleabilidad va a experimentar unos cambios muy profundos en lo que se refiere a la distribución de nuevos empleos.

Si somos capaces de aprovechar esta transformación digital, tendremos la oportunidad de generar nuevos empleos. Las empresas deberán incluir en sus planes de formación el desarrollo de competencias 4.0, programar cursos y jornadas habilitadoras para que sus colaboradores puedan ir migrando a la nueva realidad organizacional, a muy corto tiempo se empezarán a requerir economistas digitales, abogados digitales, administradores y hasta filósofos digitales.

¿Cómo afecta esta tendencia laboral al sector logístico?

La evaluación del desempeño medido en horas escritorio debe evolucionar a valoración por el logro de objetivos y cumplimiento de proyectos. Esto empieza a generar necesidades al interior de las organizaciones para redefinir sus procesos, implementar metodología de trabajo ágiles y plantear profundos cambios en el liderazgo de los equipos de trabajo.

Las nuevas generaciones requieren tener un trabajo que los rete y les genere sentido de propósito, al no lograr conciliar las expectativas con la realidad del mercado, acuden a empleos “gig” que constituyen una promesa de independencia. Ofrecer servicios en línea, conectarse a plataformas y crear sus propias startups, son algunas de las formas de alcanzar la independencia laboral, una opción muy apetecida por los jóvenes que están en sus primeros empleos.

Esta independencia requiere tener desarrolladas las competencias de autonomía y gestión, para poder asumir el riesgo y la incertidumbre en épocas sin trabajo, pago por labor y postulación permanente a trabajos de corta duración.

El sector logístico, gran empleador de mano de obra especializada, requiere capacitar a sus actuales empleados en las nuevas tendencias, implementar las metodologías ágiles y ajustar los procesos para asumir el cambio tecnológico. El trabajo independiente y la economía “gig”, están siendo impulsados por la tecnología, pero su fundamento es la confianza, la colaboración y la comunicación.

Y tu empresa, ¿cómo se está preparando para la nueva revolución industrial y el cambio laboral?

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *