4 alternativas de modelos de entrega para el eCommerce

Portada

Las dinámicas de la logística en el eCommerce presentan grandes retos, pero también importantes oportunidades para innovar y agregar valor al servicio.  De nada sirve tener el producto en inventario si no lo hacemos llegar oportunamente al cliente que lo compró. Por esto, los modelos de entrega implementados cumplen un papel protagónico en la atención del canal digital.

Justamente, entendiendo que el éxito de un eCommerce depende en gran medida de su reputación y capacidad de satisfacer las necesidades del cliente, no es de extrañar que hoy en día las compañías le apuesten a soluciones novedosas y flexibles para cumplir con sus promesas de entrega.

En las entregas de última milla, actualmente encontramos tres corrientes principales:(i) las entregas asincrónicas, en las  que el cliente y el vehículo de entrega no deben coincidir en espacio ni tiempo; (ii) las orientadas al uso de recursos alternativos; y finalmente, (iii) otras basadas en herramientas e innovaciones tecnológicas.

A continuación, haremos un repaso de algunas de las alternativas más llamativas, prácticas o novedosas que encontramos en las operaciones logísticas actuales.

Entrega (y devolución) en tienda física

Gracias a este modelo se pueden preparar pedidos para ser recogidos en entre una y dos horas después de la compra. De esta forma, el usuario puede ahorrarse el tiempo de espera e incluso el costo de envío realizando una parada adicional a la tienda. Igualmente, el comercio evita agendar pedidos para entrega en vehículos mientras ahorra tiempo y dinero en devoluciones. Todo esto se traduce en la disminución del costo de envío.

Esto demuestra una vez más que las tiendas físicas no van a dejar de existir como anuncian algunos, sino por el contrario se van a transformar para responder a las necesidades de un mercado cada vez más dinámico.

Con el comercio electrónico en aumento y las exigencias de consumo cada vez más altas la demanda de soluciones logísticas eficientes y convenientes están a la orden del día

Entregas en casilleros o parcel lockers

Los casilleros para paquetes surgen como una opción que busca brindarle al usuario una ubicación alternativa donde puede recibir sus pedidos sin necesidad de coincidir en tiempo y lugar con la empresa repartidora.

Este tipo de soluciones están ubicadas en espacios concurridos como estaciones de transporte público, centros comerciales, edificios residenciales y zonas comerciales.

Actualmente, en países como Australia, Portugal, España y Estados Unidos ya han incursionado en este tipo de modelos de entrega.

Aunque es una estrategia novedosa, presenta importantes retos que tendrán que trabajarse a futuro para garantizar la pertinencia de los casilleros. Por ejemplo, llevar a cabo este tipo de proyectos implica una gran inversión de capital pues se sustenta en herramientas tecnológicas para garantizar la eficiencia y seguridad del servicio. Esto se podría solucionar con alianzas y estrategias de economía colaborativa, pero sigue siendo el principal obstáculo para su implementación.

Si bien el dinero es un factor determinante, lo es aún más la conveniencia. ¿Por qué un cliente preferiría dirigirse a un centro comercial o estación de tren cuando podría recibir su pedido en la puerta de su casa? El tiempo de espera, la disponibilidad y el costo, son algunos de los factores que los casilleros han venido trabajando como propuesta de valor para compensar el hecho de que debemos movilizarnos para recoger la mercancía.

Entrega en comercios aliados

Los comercios locales cuentan con características y funciones muy particulares que facilitan su cercanía con las comunidades que habitan. Es justamente esto lo que los convierte en un excelente aliado para trabajar en alternativas de entrega flexibles. 

Proyecto "Tengo espacio" Amazon

Un ejemplo de las posibilidades que ofrecen este tipo de comercios es el programa “Tengo espacio” que Amazon implementó en la India. Este proyecto consistía en coordinar con tiendas barriales el almacenamiento y entrega de pedidos realizados en su portal web. De esta forma, Amazon se encarga de entregar la mercancía a las tiendas de barrio y estas últimas se encargan de la última milla. 

Este modelo se basa en la confianza e informalidad que se maneja en las tiendas de barrio para facilitar la coordinación de las entregas en lugares y tiempos mucho más flexibles a los que podría ofrecer una multinacional. Además, es un gana-gana, donde Amazon puede atender la demanda de sus clientes a un costo más bajo al no hacerse cargo de la última milla; mientras la tienda de barrio, puede generar ingresos adicionales por las entregas y generar ventas de sus propios productos.

Entregadores ocasionales

Este tipo de modelos son mucho más recientes, por lo que la mayoría se quedan en planteamientos o desarrollos muy tímidos debido a obstáculos legales, regulatorios y de privacidad que aún se deben trabajar y solucionar. No obstante, compañías como WalMart han anunciado que están considerando implementar este tipo de modelos para dar un giro radical a sus servicios de entrega, permitiendo que sus propios clientes puedan entregar paquetes de compras en línea a cambio de beneficios.

Estos modelos planean incorporar la economía colaborativa del crowdshipping a la entregas a domicilio, tal como muchas personas usan hoy las redes sociales para compartir sus casas, vehículos o servicios.

En este modelo de entrega, el comercio busca aprovechar el viaje de un cliente para que, a cambio de un beneficio, este se encargue de entregar un paquete a otro cliente.

Algunos de los beneficios de esta alternativa es que no implican inversiones, cuentan con disponibilidad total y la negociación es mucho más flexible. Sin embargo, el desafío más grande, al igual que todos los modelos basados en la colaboración, es la confianza de cada una de las partes involucradas en el proceso de entrega.

El abanico de opciones para plantear nuevos modelos es muy amplio, pero el reto seguirá siendo medir la pertinencia y la relación costo-beneficio de cada una.

Debido a las importantes transformaciones en el consumo mundial, las compañías le seguirán apostando a soluciones alternativas a los modelos y horarios de entrega tradicionales. De esta forma, también se busca responder a las necesidades particulares de cada cliente que implican ubicaciones alternativas, entregas asincrónicas o el uso de horarios no convencionales. 

Lo que sí es cierto es que estos modelos no son una moda pasajera sino más bien la respuesta de la logística ante las dinámicas actuales del eCommerce que demandan procesos mucho más flexibles y adaptables.

Comparte esta publicación